Tiempo de lectura: 4 minutos
Shares

Un estudio realizado por la agencia de comunicación Cohn&Wolfe en colaboración con Brantube (la plataforma de influencers en Youtube) ha arrojado algunos datos interesantes sobre la comunidad de youtubers (esos nuevos “reyes” de la red que arrasan con sus vídeos, especialmente entre la gente más joven) en nuestro país.

Según este estudio, un 44% de los youtubers encuestados ve en la red social una plataforma para ganar dinero y dedicarse a ello de forma profesional, aunque sólo un 14% consigue realmente hacer de su actividad en Youtube su principal fuente de ingresos. También es relevante otro dato extraído en relación a la colaboración (frecuente) entre youtubers y marcas: la principal exigencia de los youtubers en España por encima de los intereses económicos, es que las marcas les dejen libertad creativa en sus vídeos para no apartarse de sus valores o temáticas.

Youtubers españoles: ¿hobby o profesionalización?

La reciente masificación del fenómeno conocido como youtuber plantea la pregunta de si estos jóvenes que se dedican a subir vídeos y contenidos a la plataforma de Youtube lo hacen como simple afición, o si ven en ello una oportunidad de hacer profesión de lo que más les gusta. El estudio de Cohn&Wolfe deja sobre la mesa datos curiosos: 

  • De los youtubers españoles encuestados, un 44% tiene como objetivo prioritario monetizar su canal y profesionalizarse en el sector. El resto de youtubers lo considerarían más un hobby que una profesión, o una forma de darse a conocer e impulsar su propia marca personal.
  • Sólo un 14% de los encuestados afirma dedicarse de lleno a su actividad en Youtube, mientras que el restante 86% lo compagina con otros trabajos.
  • Casi la totalidad (un 98%) de los youtubers está abierto a colaborar con las marcas en la creación de contenidos para sus canales. Un 33% lo hace de forma puntual, pero siempre y cuando las exigencias de las marcas estén en consonancia con sus valores y contenidos.

La monetización de los Youtubers en nuestro país

Este estudio deja claro que la profesionalización de los youtubers es un privilegio de sólo unos pocos. Su principal fuente de ingresos está en la publicidad que Youtube incluye en sus vídeos, y en los patrocinios y colaboraciones con las marcas. En este último caso, los youtubers lo tienen claro: exigen a las marcas libertad creativa (53%), por encima de los incentivos económicos (24%), y el período de contrato (sólo para un 11% de los encuestados es importante que su relación con las marcas sea a largo plazo).

Rafa Bernabeu, CEO de Brantube lo explica así: “los youtubers buscan generar contenidos que gusten a sus suscriptores, y es por ello que no les interesa desviarse de su temática, por lo que adaptan los productos y servicios de las marcas a los gustos de sus seguidores. Hay que tener en cuenta que es el estilo de los vídeos, y más en Youtube, lo que convierte a un youtuber en un amigo que da consejos” 

Los youtubers, en pie de guerra contra las nuevas políticas de monetización de YouTube

En todo caso, las ganancias que la publicidad les reporta a los youtubers está asociada de forma directa al número de visualizaciones de sus vídeos. Youtube ha marcado en 10.000 la cifra de visualizaciones a partir de la cual un youtuber empieza a generar ingresos. Esto ha generado polémica entre muchos de los youtubers españoles, que se han levantado en pie de guerra contra Youtube. 

El caso más conocido quizás sea el de Wismichu, que hace escasos días publicaba en sus redes un pantallazo con los datos que la herramienta de medición de la plataforma le proporcionaba sobre su vídeo Silencio 3, publicado ese mismo día.

Según lo que mostraba el youtuber, dos millones de reproducciones le suponían unos ingresos de 100 dólares (unos 89,5 euros), cifra con la que mostraba su descontento.

El mensaje en cuestión fue retuiteado más de 500 veces y recibió varios comentarios de apoyo al youtuber, lo que hizo agudizar una polémica que ya había empezado meses antes, recordemos, cuando Youtube anunció cambios en su política de monetización de vídeos. Según estas nuevas medidas, los vídeos con lenguaje vulgar, o en los que se hable de contenidos controvertidos (entre otras muchas reglas) podrían penalizarse sin publicidad y por tanto sin cobrar. Otro youtuber español más que conocido, el Rubius, había expresado sus quejas ante la noticia.

De todo ello extraemos que quizás no es oro todo lo que reluce, y que la relación entre los creadores de contenidos y Youtube, o entre éstos y las marcas, no es un camino fácil para la comunidad de youtubers, que apuestan sobre todo por la lealtad a su estilo propio.

¿Te gustaría saber cuánto ganan los mejores youtubers de España? ¡Entra en nuestro “Cómo ser un youtuber de éxito” y descúbrelo. Además, también puedes revisar nuestros otros Tops Youtubers, como:

 

Imagen: Freepik.com

Shares