Tiempo de lectura: 3 minutos

La salida de Reino Unido, en el referéndum sobre su permanencia dentro de la Unión Europea, obtuvo el respaldo de la población británica en junio de 2016… y sigue adelante. Ahora toca pensar qué consecuencias tendrá ese Brexit a nivel mundial para el sector de eCommerce.

Porque esas consecuencias no solo serán a nivel político, sino económico y entre la economía reinante en el planeta obviamente está el eCommerce, el cual nos compete analizar. Está claro que esto no cambiará de hoy para mañana. Los británicos seguirán siendo miembros durante el tiempo en que se haga efectiva la separación y este tiempo deberá servir para que los dueños de negocios de comercio electrónico adapten sus tiendas a la nueva situación. Pues el Brexit impactará directamente en los negocios de otros países que son miembros de la Unión Europea, como España:

1. Impuestos de aduanas e impuesto sobre el valor añadido sobre importación

La consecuencia lógica. Las compras de clientes en Reino Unido hacia tiendas online españolas tendrán que pagar impuestos de aduanas e impuesto de valor añadido. Esto en pocas palabras significa, como mínimo, burocratización y encarecimiento del proceso de venta hacia el país. Las transacciones perderán interés, las entregas no serán tan eficientes y habrá retrasos por la posible retención en aduanas. Esto, salvo que lleguen a negociar una salida especial con excepciones tan fundamentales como las de los impuestos, algo difícil de imaginar a estas alturas.

2. Los costes de internacionalización se elevarán

El aumento en los costes de exportación afectará principalmente a los dueños de pequeños y medianos comercios online ya que estos no tienen tantos recursos como las grandes empresas para desarrollar cooperaciones estratégicas bilaterales y hacer frente a los nuevos retos que implicaría esta separación.

3. Amenaza a la protección de datos personales

En caso de aprobarse el Brexit, Reino Unido ya no tendrá que seguir metódicamente los estándares de gestión y protección de datos establecidos por la Unión Europea y el gobierno comunitario podrá no incluirlo en la lista de países seguros. Hay toda una serie de legislación reciente vinculada a Internet que se ha hecho desde la Unión Europea que dejará de ser aplicable a Reino Unido.

4. Repercusiones en cuanto a legislación

Tras el Brexit, el Reino Unido tendrá que establecer sus propias leyes de regulación del eCommerce al no tener que depender de las normativas de la Unión Europea, y podría ocasionar desacuerdos jurídicos entre ambos territorios dificultando el comercio electrónico. Sería como vender a cualquier país fuera de la Unión Europea asumiendo todos los costes operativos y burocracia.

Cuando se produzca el Brexit, ¿Qué se puede esperar en el eCommerce?

Todo dependerá de la posición negociadora que adopte el Reino Unido frente al resto de Europa en los próximos meses. El mejor de los panoramas, de hecho el más probable, es aquel que adoptan varios países que no pertenecen a la Unión Europea, optar por contraer un acuerdo de libre comercio y adherirse al Espacio Económico Europeo. Aun así cabe la posibilidad de que no se adapten a la normativa, y pierdan gran parte de su mercado exterior, afectando su economía y quizás en menor medida pero también la del resto de Europa.

Es muy claro que el Brexit  provocará un gran retroceso en el sector del comercio electrónico, Reino Unido forma parte de los mercados más fuertes de la UE pero sin duda también restaría dinamismo a la economía de ese país. Esperamos que todo se resuelva en lo que sea más favorable a nivel global. Pero hay que estar enterados y preparados.