Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

Las preocupaciones de la economía británica giran en torno al Brexit y sus posibles consecuencias a su posición como principal hub de emprendimiento europeo. Razones no le faltan, prueba de ello es que varias de las startups fintech más importantes del Reino Unido (como Transferwise o Azimo) barajan la posibilidad de abandonar suelo inglés una vez se concrete el Brexit.

Otras empresas en cambio ya lo hicieron.

A principios de año, el gigante japonés SoftBank Internet compró ARM por 31.000 millones de dólares, considerada toda una institución en el Reino Unido. A la lista se añaden empresas como DeepMind (adquirida por Google en 2014 por 400 millones de dólares) o SwiftKey (que hizo lo propio por Microsoft, este mismo año, a cambio de 250 millones de dólares). 

La dotación del plan para evitar la fuga de startups se cifra en 400 millones de libras

Así pues, el gobierno británico acaba de anunciar un plan de inversiones en startups por valor de 400 millones de libras (unos 475 millones de euros). Lo hará a través del British Business Bank con el propósito explícito de detener el flujo de nuevas empresas de base tecnológica del Reino Unido que son compradas por compañías extranjeras, en lugar de crecer en escala dentro del país. Un problema que siempre ha tenido el Reino Unido, pero que puede acrecentarse aún más con la futura salida de la Unión Europea.

Hasta el momento, la reacción a la noticia ha sido muy positiva. Gerard Grech, CEO de Tech City Reino Unido, dijo “El Gobierno británico ha demostrado que está escuchando de forma activa las necesidades de la comunidad tecnológica, centrada en construir empresas que tienen el potencial de ser líderes globales, así como en transformar la industria tradicional”.

“Estamos encantados de ver que como el gobierno invertirá 400 millones de libras en fondos de capital riesgo a través del British Business Bank. Este capital permitirá a las nuevas empresas crecer de manera efectiva en un sector competitivo a nivel mundial “.

Fuerte apuesta por el I+D en Reino Unido

Además, el gobierno conservador de May invertirá otros 2.000 millones de libras esterlinas (2.372 millones de euros) en investigación y desarrollo de aquí a 2020. Este esfuerzo en I+D se centrará en tecnologías clave como la robótica, la inteligencia artificial o los vehículos autónomos.

Por si fuera poco, las autoridades ya se habían comprometido previamente a invertir 1.000 millones de libras en infraestructuras de fibra óptica, que llevará la alta velocidad de Internet a dos millones de hogares británicos. Esta cantidad se suma a los 400 millones de libras que ya se habían reservado para el Fondo de Inversión en Infraestructuras Digitales, que apoyará a los proveedores emergentes de banda ancha.

Imagen: ShutterStock

¡Mantente al día!

Recibe los mejores contenidos de marketing digital y comercio electrónico en tu email.

Acepto recibir comunicaciones comerciales perfiladas conforme a la política de privacidad de Iniciativas Virtuales.

Escribir comentario