Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

Varios informes recientes destacan el buen crecimiento del eCommerce, animado además por el gran auge de la movilidad y las compras a través de dispositivos móviles, principalmente tablets y smartphones. A pesar de este buen crecimiento y de la excelente situación del sector, un dato llama especialmente la atención. Según un estudio reciente elaborado por eMarketersolo un 2,4% del tráfico de las compras online llega a través de las redes sociales.

Las redes sociales, penúltimo lugar en cuanto a tráfico hacia los eCommerces

En términos de tráfico web, un 35% del tráfico total que se produce en el proceso de compra online llega a través de búsquedas, casi un 40% por navegación web directa, un 18% por referencias y un 8,7% por correo electrónico. En esta escala de porcentajes, se puede observar que las búsquedas siguen generando muchísimo tráfico. Las redes sociales representan solo un 2,4%, situándose en penúltimo lugar. La última posición es para la publicidad display.

A pesar de estos datos, es importante destacar que los comerciantes siguen invirtiendo día cada más en las redes socialesy su presencia en ellas ha subido entre 2012 y 2013, principalmente en Facebook, Twitter, YouTube, Pinterest e Instagram.

El tráfico en cada plataforma social se diferencia en relación a los productos que oferten. Es decir, la influencia de Facebook alcanzó sus picos más altos con relojes y joyería, representando un 76% del total del tráfico proveniente de redes sociales. YouTube detectó un 27% de influencia del tráfico en belleza y cuidado de la piel y Pinterest alcanzó un 31% del tráfico en el sector del hogar, especialmente en la categoría de regalos.

Las redes sociales no son, de momento, para comprar

La era digital ha revolucionado los hábitos de compra de los consumidores, que ya confían plenamente en los productos que se ofrecen en las distintas plataformas de comercio electrónico. Aunque sí es cierto que las redes sociales han jugado un papel importantísimo a este respecto, aún no se han convertido en verdaderas canalizadoras de compra, es decir, el usuario se informa y comenta sobre productos y servicios en redes sociales pero no compra a través de ellas.

Imagen | wishpond