Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

Uber y Foursquare son dos de los nombres de los que más veces te hemos hablado en estas páginas. Y tiene sentido, porque ambos representan algo así como el lado oscuro del eCommerce y las redes sociales, respectivamente. Y no porque sus nombres estén asociados a ninguna complicada trama de corrupción o a algún negocio turbio: Uber es una de las propuestas más polémicas de la eCommercesfera, y su modelo de negocio ha levantado las iras de gremios de taxistas y juristas de todo el mundo.

Por su parte, Foursquare, tras haber sido uno de los miembros más prometedores del Universo SocialMedia, comenzó a perder relevancia a pasos agigantados, llegando incluso a someterse a una brusca bipartición (¿conoces Swarm?) que no ha conseguido sacarla del pozo del olvido social. Ahora, ambas han decidido unir sus fuerzas: ya puedes pedir un coche con Uber desde Foursquare.

Pedir un coche con Uber desde otra aplicación móvil

Gracias al acuerdo que acaban de hacer público las dos compañías, personas de todo el mundo podrán pedir un coche con Uber desde la conocida app de las cuatro esquinas. El planteamiento de esta alianza entre Uber y Foursquare es realmente sencillo: cuando un usuario de Foursquare esté utilizando la aplicación para obtener información acerca de algún punto de interés, como un restaurante o un edificio público, podrá utilizar un nuevo botón para solicitar que uno de los conductores de Uber se acerque a recogerle y llevarlo a ese destino.

Además, y gracias a la integración del software de otra startup como Button, los usuarios de Foursquare que no tengan instalada la app de Uber en su móvil podrán instalarla de forma sencilla o, directamente, le ofrecerán un código de promoción para que su primer viaje en los coches de Uber le salga gratis.

El incierto futuro de Foursquare

Más allá de las ventajas que pueden suponer el  pedir un coche con Uber desde la app de Foursquare, lo cierto es que el futuro de la anteriormente conocida como la red social de las cuatro esquinas no parece nada optimista.

Con una base de usuarios dividida y menguante que reparte sus esfuerzos entre Swarm y Foursquare, las posibilidades de que sus directivos logren recuperar el brillo que poseía en los primeros años de la expansión de las redes sociales parecen desvanecerse por momentos. Quizá entrar en una espiral de acuerdos con propuestas mucho más vitales como Uber le sirvan para recuperar el pulso perdido.

Shares