Facebooktwitterlinkedin

Vender en redes sociales no es  nada nuevo. De hecho es viejo (<—obviedad). Todas las redes sociales han intentado, no una sino muchas veces, incorporar herramientas de venta, con resultados que podríamos calificar como por debajo de «escasos» y  por encima de «desastre total», según el caso.

Si eres relativamente joven  probablemente no te acuerdes, joven padawan, de cuando ya hace unos añitos Facebook lanzó unas páginas especiales de venta directa dentro de la propia red. Telepizza fue una de las empresas que se apuntó. ¡Podías pedir una pizza sin salirte de Facebook! ¡Guaaau!… La magnitud del tortazo fue tal que los astrónomos aún pueden captar el eco con sus radiotelescopios. Otro ejemplo de tortazo cataclísmico Twitter llegó incluso a firmar un acuerdo con American Express para pagar con un tuit. Me pregunto si alguien, aparte de Jack Dorsey, pagó alguna vez con un tuit. Tuvo el mismo éxito que podría tener yo fabricando reactores nucleares.

Pero ah, el mundo ha cambiado. Se ha vuelto del revés.

mundo del revés vender en redes sociales

Aquí el mundo al revés, aquí unos amigos. Imagen: Pixabay

Y en este mundo de distancia social, de colas, desinfecciones, guantes y mascarillas para salir a comprar, las tiendas físicas, sobre todo las pequeñas, se han dado de bruces con la realidad: tienen que vender online y tienen que empezar a hacerlo ya. Montar una tienda online de forma rápida es posible, pero lo inteligente es utilizar todos los canales de venta posibles. 

Las redes sociales han madurado en este tiempo, y Mark Zuckerberg, que ha comprado las más exitosas excepto Twitter, también ha madurado la idea de vender en redes sociales, haciéndolo mucho más fácil y práctico. Nada de farragosas landing pages imitando a páginas web. Si tienes tu página en Facebook, puedes tener tu tienda en el formato de Facebook.

Facebook e Instagram, tanto monta, monta tanto.

Desde que se casaron, Facebook e Instagram son como los Reyes Católicos: cada uno tiene su reino, pero ambos se gobiernan juntos. Ya habréis visto que desde hace pocos meses tanto Instagram como WhatsApp incorporan el mensaje «from Facebook» cuando los abres. Facebook lleva dando pasitos en la integración de sus 3 redes hace tiempo, sin prisas y midiendo bien los resultados de cada paso. Y ahora que acaba de comprar Giphy, tiene la guinda del pastel.

Uno de esos pasos de integración es el que se refiere a vender en redes sociales, concretamente en Facebook e Instagram. Si tienes una página de Facebook, crear una tienda es tan simple como activar la pestaña «tienda» en el menú de tu página, aceptar las condiciones de uso, empezar a subir productos y ponerles descripción y precio. Tienes opciones de carga masiva de productos explicadas con más detalle aquí.

Cómo integrar un catálogo de productos en Facebook (y en Instagram)

La pega: de momento no se puede pagar dentro de la propia plataforma de Facebook. Hasta que Facebook Pay esté activo en España el pago de los productos tiene que hacerse fuera de Facebook. Esto te da dos opciones:

  • Si ya tienes una tienda online, añade la URL del producto y el cliente será redirigido a tu tienda de eCommerce cuando haga clic en «Comprar», y allí completará el proceso de compra con tu sistema de pago y envío.
  • Si no tienes tienda de eCommerce, el cliente tendrá la opción de enviarte un mensaje diciendo que quiere comprar el producto y puedes acordar formas de pago y entrega, que pueden ser desde ir a recoger el producto en tu tienda física (si te estás orientando al eCommerce de proximidad) o bien acordar una forma de pago por alguna de las apps de pagos tipo Paycomet, Bizum o por PayPal.

Además, esto te permitirá utilizar funciones como el etiquetado de fotos en las que muestres tus productos, de tal modo que la gente sepa que esos zapatos o esa falda tan chula (o esa motosierra tan tentadora) está a la venta.

Aclaremos una cosa, antes de seguir: si quieres vender en redes sociales, tienes que empezar por Facebook, a no ser que tus clientes potenciales:

  • sean adolescentes (vete a TikTok)
  • sean obsesos nerds que viven en un búnker (envíales señales codificadas en un vídeo de YouTube, les encantará) o
  • sean formas de vida unicelulares que viven en los océanos de Europa (no el continente, sino la luna de Júpiter).

Si ya tienes una tienda en tu página de Facebook, voilà, ya la tienes en Instagram. Es más, es la única forma de hacerlo sin calentarte la cabeza recurriendo a montar una tienda en Shopify o cosas por el estilo. Podrás hacer lo mismo: etiquetar las fotos de tu feed de Instagram con tus productos y la gente verá que se pueden comprar al hacer clic en ellas.

WhatsApp Business: otra forma rápida y fácil de vender en redes sociales

WhatsApp Business es, por el momento, gratis. Y es una herramienta de venta cojonud fantástica que permite subir un catálogo de productos con su precio. Puedes enviar a tus clientes (si tienes su móvil, of course) novedades y productos que tengas en promoción.

Además, si no tienes su móvil, puedes publicitar en tu tienda física tu número de WhatsApp Business y ellos pueden entrar y ver tu catálogo. Eso sí, al igual que Facebook/Instagram, si no tienes tienda online a la que redirigir, el pago deberá completarse fuera de la plataforma. Tienes aquí información de primera mano sobre cómo hacerlo.

El nuevo WhatsApp Business ya está disponible en España: así funciona la app más esperada

La cosa tiene más o menos este aspecto.

vender en redes sociales whatsapp business

Como ves, dispones de un perfil de empresa con tus datos de contacto, localización, tipo de productoss que ofreces, horarios, enlace a tu web y, lo más importante, un catálogo de productos con sus fotos, características y precios. Algo que te puede ser extremadamente útil en estos próximos tiempos de colas, restricciones de acceso y aforo y protocolos de desinfección.

Recuerda que no puedes tener dos cuentas de WhatsApp en el mismo teléfono (salvo trucos que sería prolijo explicar) por lo que tienes dos opciones: transformar tu cuenta personal en Business, conservando todos tus contactos y conversaciones, o tener un móvil dedicado a la cuenta Business. Si vas a vender en serio en las redes sociales y tienes empleados, te recomiendo la segunda opción.

Vender en redes sociales no es sólo tener los productos subidos

De hecho, esa es la parte fácil. La parte difícil y la que te hará triunfar es, básicamente que te lo curres. Que tengas un target claro y específico para tus productos, bien para todos o para familias de ellos, y que orientes tus contenidos a ese target.

Si te dedicas a publicar productos como su no hubiera un mañana, lo más probable es que te canses y que no te compre nadie o casi nadie, a no ser que tu producto sea especialmente llamativo. Que quieras vender en redes sociales no significa que frías a tus seguidores a promociones.

Hay que tener claro que la mayoría del contenido, pongamos un 60-70%, debe ser no promocional, sino contenido de utilidad para el cliente y relacionado con tu producto, lo que en dialecto de marketing se llama branded contentNo sólo enseñes tus productos, enseña cómo se usan, cómo se cuidan, qué se puede hacer con ellos y qué no se debe hacer con ellos. Si una parte de ese contenido es en vídeo, mejor. Engancha a tu audiencia con contenidos y les podrás vender cosas. Eso es tan viejo como los medios de comunicación.

Qué es el branded content: 7 claves para utilizarlo de forma sencilla… pero efectiva

No esperes que vender en redes sociales sea la panacea. El objetivo principal sigue siendo derivar tráfico a tu web, que es un espacio que controlas plenamente y en el que, si lo haces bien, puedes aumentar exponencialmente las posibilidades de venta. Las redes sociales deberían ser un complemento que ayude y que, de paso, sirva para que te compre quien quede fascinado/a por ese producto concreto. Pero no confíes demasiado en ello. Las cosas no se venden solas y para que las redes sociales funcionen tendrás que currártelo. Y para que crezcan tus seguidores, el boca-oreja no es suficiente. Tendrás que meterle gasolina, o sea, realizar promociones de pago en tus redes sociales.

¿Y las otras redes sociales?

Observarás que no he hablado de Twitter. Olvídalo. No tienes herramientas de venta directa en Twitter y, promocionar productos destinados al público general NO funciona en el 99% de los casos. En cuanto a LinkedIn, considéralo sólo si te dedicas al B2B, y más para hacer contactos que para vender productos o servicios. ¿TikTok? Si ya lo tienes todo montado y funcionando en Facebook, Instagram y Whatsapp y te orientas a público joven, puedes considerarlo.

Lo normal sería construir una tienda de eCommerce y después empezar a subir y promocionar productos en las redes sociales. Pero ahora nada es normal. Es muy posible que si tienes un pequeño comercio no puedas esperar mientras montas (o te montan) una web de eCommerce. Necesitas empezar a vender online ya, y deprisa. Las redes sociales son un perfecto aliado para salir del paso, pero no te lances de cabeza sin tener un plan y una estrategia definida de lo que quieres hacer y cómo hacerlo.

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram

Mostrar comentarios (1)

¡Mantente al día!