Facebooktwitterlinkedin

Actualmente, existe una amplia variedad de tipos de marketing que exploran desde el frente de la experiencia de usuario, hasta los sectores de cada negocio. Esto permite que los equipos de marketing puedan generar estrategias más específicas para trabajar de forma concreta los aspectos que necesiten más atención en su modelo de negocio.

Sin embargo, esta misma diversidad puede presentar una problemática para los equipos de marketing, al desatender otras áreas del negocio. El marketing holístico se plantea como una solución a este inconveniente, al ofrecer una perspectiva más completa sobre la gestión de marketing de los negocios.

Qué es el marketing holístico

Philip Kotler, conocido como el padre del marketing moderno, define al marketing holístico como «el desarrollo, diseño e implementación de programas, procesos y actividades de marketing que reconocen la amplitud e interdependencia del entorno de marketing actual«. Partiendo de esta definición, podemos entender que este modelo de marketing supone una estrategia enfocada de manera primaria en reforzar todos los frentes de un negocio. Es decir, un modelo de marketing que abarca las diferentes relaciones que se dan entre los equipos de una empresa y sus procesos.

Este modelo presenta tres líneas de trabajo principales:

  • La gestión de un objetivo en común con lo que el negocio, en su totalidad, pueda concentrarse en brindar la mejor experiencia de usuario posible.
  • El trabajo a partir de actividades alineadas que sirvan de guía para que todos los procesos, comunicaciones y actividades comerciales dentro de la empresa se muevan hacia este objetivo en común.
  • El trabajo de actividades integradas, implicando que todas las actividades deben estar diseñadas y creadas en orden de ofrecer una experiencia consistente y unificada a los consumidores.

Dicho esto, podemos ver que este tipo de marketing demanda un gran trabajo en conjunto, donde se sumen todos los equipos que hacen vida dentro de la empresa. Todo esto para promover un desempeño más eficiente para los negocios, evitando dejar cualquier aspecto de la empresa de lado. Por esta razón, también es conocido como marketing 360°, ya que abarca todo el entorno de una empresa.

Para lograr este objetivo el marketing holístico se construye sobre 4 elementos básicos: marketing interno, marketing integrado, marketing relacional y marketing de rendimiento.

Marketing interno

El marketing interno está dirigido a la parte interna de una empresa, es decir, sus empleados. De esta manera, busca crear una cultura de trabajo donde la gestión o el desempeño de las campañas no competa exclusivamente a los equipos de marketing, sino a todos los equipos que toman partida dentro del negocio. Así, la empresa es capaz de ofrecer una visión más unificada de sí misma y brindar una atención más completa e integral.

En orden de crear esta cultura dentro de la empresa, se emplean estrategias de formación y motivación, como conferencias y actividades de teambuilding. Incluso se pueden incorporar incentivos diversos, los cuales ayudarán a formar un ambiente de trabajo más cómodo para los empleados, que se traducirá en una gestión más eficiente. Este proceso también se alinea con las tendencias de valor agregado, donde la empresa busca conectar con sus consumidores a través de sus propios ideales.

Marketing integrado

Se encarga de presentar un mensaje unificado en todos los canales de la empresa. Así, se asegura de que cada canal sea optimizado y pueda comunicar el mensaje objetivo a los consumidores, adaptándose a las características propias de cada uno.

Para lograr implementar correctamente el marketing integrado es necesario conocer a cabalidad nuestro público objetivo, para así poder dar sentido a las gestiones realizadas por los diferentes canales. El desarrollo del marketing integrado parte de las 4P del marketing mix, pues tras tener la base del público, solo queda por definir que producto vender, su precio y, como promocionarlo y distribuirlo.

Marketing relacional

Este elemento tiene como punto de foco la creación de relaciones largas y sólidas, que permitan impulsar una línea de fidelización. Pero esto no solo de cara a los clientes, sino también a otros agentes económicos y logísticos que son relevantes para el correcto funcionamiento de la empresa. Así, el marketing relacional se presenta como uno de los elementos más importantes de cara a un crecimiento a largo plazo, ya que las relaciones sólidas servirán de cimiento para dicho desarrollo.

Marketing de rendimiento

Finalmente, algo a tener en cuenta y que hay que seguir con detenimiento es el desempeño o la productividad que tienen las diferentes campañas y estrategias empleadas por una empresa. Puesto que mediante el análisis y comprensión de estos factores, es posible determinar las áreas de trabajo que necesitan más atención. Igualmente, permite comprender la aceptación tanto interna como externa que están teniendo, lo que permite hacerse una idea de la satisfacción lograda.

De esta forma, por medio del marketing de rendimiento y las diferentes herramientas empleadas para la evaluación, es posible que la empresa tenga un mayor control del desarrollo de sus campañas y estrategias. Además de que ofrece la oportunidad de generar cambios estratégicos en las mismas, para poder mantener un crecimiento positivo.

 Por qué es importante el marketing holístico

El consumidor o usuario siempre va a ser uno de los aspectos más importantes para cualquier negocio, puesto que sin él no habría a quién vender. Por esta razón, garantizar la mejor experiencia posible para ellos es una necesidad que todo negocio debe atender con detenimiento. El marketing holístico, al abarcar de manera integral los diferentes equipos y procesos dentro de una empresa, ofrece la posibilidad de optimizar la experiencia de usuario desde todos los frentes implicados. Yendo desde el mismo consumidor, hasta las plataformas de pago y equipos de atención dentro de la empresa.

De este modo, garantiza una estrategia de crecimiento más eficiente para las empresas, en la cual no se deja por fuera ningún elemento. A diferencia de lo que podría pasar con estrategias de marketing más específicas, que se dedican a atender situaciones, elementos y sectores específicos, sin tener en consideración el resto del negocio.

Imagen: Depositphotos

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram