Facebooktwitterlinkedin

El marketing es, para cualquier dueño de empresa, comercio o profesional del medio digital, uno de los aspectos fundamentales que debe incluir en su estrategia de negocio, mediante la elaboración de un plan de marketing. También conocido como mercadotecnia, el marketing se refiere a todas aquellas estrategias y políticas llevadas a cabo por la empresa para lograr el éxito con la venta de sus productos o servicios.

Para lograr este cometido, el marketing mix juega un papel fundamental. Pero, ¿Por qué es importante el marketing mix y para qué sirve?

Qué es el marketing mix

El marketing mix es la fórmula maestra, la mezcla de estrategias y políticas de marketing que la empresa lleva a cabo para lanzar sus productos o servicios al mercado. De esta manera, podemos decir que el marketing mix es un instrumento que sirve para el análisis del mercado y la situación de la empresa, sirviendo así como un punto de partida para el desarrollo de una estrategia más eficiente y direccionada a cumplir los objetivos específicos de la campaña.

El concepto de marketing mix fue implementado por primera vez por parte de Neil H. Borden, profesor de Harvard. Pero no fue hasta 1960 que, gracias al profesor de la Universidad de Michigan, E. Jerome McCarthy, se dio a conocer la idea de marketing mix como la vemos hoy día.

El enfoque presentado por McCarthy se centra en el análisis de cuatro aspectos fundamentales: el comportamiento del consumidor, la investigación de mercado, la segmentación del mercado y la planificación. Todo esto como eje central del desarrollo de una campaña de marketing, y que se plasma en las 4 p del marketing: product, place, price y promotion, traducidas al español como producto, distribución, precio y promoción.

Qué son las 4 P del marketing mix y para qué sirven

Como ya hemos mencionado, el mix de marketing o marketing mix se refiere a la mezcla de estrategias y acciones que la empresas lleva a cabo a través de las 4 P del marketing. La combinación de cada uno de estos aspectos básicos permite a los departamentos y encargados de marketing abordar los diferentes problemas que se pueden presentar en una campaña, optimizarlos y conseguir con esto los mejores resultados. Pero, ¿para qué sirve cada una de estas variables del marketing mix?

Producto

La de producto es una de las más importantes dentro de todas las variables relativas al marketing. Esta se relaciona directamente con el producto o servicio que se busca ofrecer a los consumidores, y comprende una respuesta al por qué de la necesidad de los consumidores. Es decir, esta variable explica por qué los consumidores buscan adquirir un producto en particular.

Esta variable no comprende solo el aspecto tangible del producto o servicio que se oferta, sino también el concepto del mismo.  Es decir, los valores o ideas que lo construyen, y que son una parte fundamental para generar la necesidad de consumo en el comprador. Así mismo, trabaja los aspectos de diseño, packaging, variabilidad de productos, etc. Con lo cual es capaz de gestionar un producto acorde con las necesidades de los consumidores y que, por lo tanto, invite a su compra.

En cualquier caso, la p de producto incluye otras muchas variables a tener en cuenta, como:

  • composición y formulación del producto/servicio
  • empaquetado y envasado
  • diseño visual y logotipado
  • líneas y gamas de producto
  • tamaños y packs

Distribución

Cuando hablamos de la distribución, nos referimos a las distintas fases por las que pasa un producto desde su creación hasta que llega a manos del consumidor final. Esto engloba aspectos como: el almacenaje, transporte, tiempo y costes de envío, puntos de venta, etc. Además de esto, asume procesos como la gestión de inventario, indispensable para las ventas, ya que demanda un seguimiento del stock de los productos.

Esta variable tiene gran peso en la experiencia del cliente, así como el costo final del producto y las ganancias logradas con las ventas. Por ello, es importante mantener siempre un control adecuado de los factores que comprende y realizar un análisis exhaustivo de las diferentes soluciones de distribución, almacenamiento y operación para desarrollar una campaña más adecuada.

Por supuesto, dentro de la distribución, también tenemos en cuenta a la web que alberga tu tienda online o al marketplace donde vendes tus productos, o al equipo de ventas que ofrece tus productos y servicios al cliente final.

Precio

Esta es una de las variables más relevantes de cara al consumidor, pues supone el costo con el que un producto o servicio es ofertado en el mercado. Pero en la gestión de este aspecto no solo se logra determinar el valor monetario del producto, sino que se establecen estrategias de diferenciación y liderazgo en el mercado, a través del precio determinado.

Para lograr este cometido es necesario hacer estudios sobre la perspectiva de gasto de los consumidores, al igual que sobre los precios de la competencia. Los cuales nos permitirán establecer un precio que pueda ofrecer una ganancia a la empresa. Dentro de este campo se incluyen aspectos clave para la buena marcha de la empresa, como la definición de precios, la aplicación de descuentos y ofertas o la vigilancia competitiva de los precios de tus competidores.

Promoción

Finalmente, llegamos a la última de las 4 P originales del mix de marketing, la promoción. Esta variable engloba los diferentes medios y canales por los cuales se le da visibilidad a un producto o servicio, es decir, por medio de los cuales se le da a conocer. Con la promoción, las empresas logran expandir su alcance y en consecuencia impulsar sus ratios de conversión y ventas. Gran parte del trabajo comprendido por esta variable, recae en el estudio publicitario y la evaluación y cálculo del ROI u otros indicadores de desempeño, como parte fundamental para la creación de una campaña de promoción efectiva. 

En el área digital, las campañas de display, el trabajo con influencers en redes sociales o los artículos patrocinados forman parte del campo de la promoción.

De las 4 P a las 7 P en el marketing de servicios

Ya hablamos de las 4 P del marketing, aspectos cruciales para el estudio y la creación de estrategias de marketing por parte de las empresas. La historia del marketing avanza y, aunque estos se mantengan como los aspectos más básicos, el paso del tiempo, y la evolución de mercado ha traído a colación nuevas generaciones de estas 4 P’s. Por otro lado, de acuerdo con el sector del negocio, estas también pueden cambiar, y así en el sector de servicios estas 4 se convierten en las 7 P’s del marketing.

Partiendo de las 4 que ya hemos comentado, las empresas dedicadas a proveer servicios, agregaron 3 nuevos pilares para la gestión de sus estrategias. Estas son: people, process y physical evidence; o como se traducen en español: gente, proceso y evidencia física. Veamos de qué tratan estas nuevas adiciones.

Gente

Esta variable toma en cuenta uno de los factores más importantes y que nunca debe ser obviado para el sector de los servicios, que no es otro que el equipo de trabajo. Parte de la experiencia de consumo se da con la interacción entre el consumidor y los diferentes frentes de tu equipo de trabajo.

Por ello es importante la gestión de un cuerpo de trabajo que tenga claras las necesidades de los clientes y presente como prioridad la satisfacción de las mismas. Esto en búsqueda de poder ofrecer una mejor experiencia para los clientes, lo cual terminará figurando en una mejora sobre las conversiones.

Proceso

Esta variable se centra en cómo se presta el servicio ofrecido por la empresa, es decir, cómo es atendido el cliente. Este aspecto podemos relacionarlo junto al de «producto«, pues se centra en entender y promover la oferta de un valor diferencial para el consumidor. En este caso, dicho valor se ofrece a través de la atención y el servicio prestado, que al crear una diferenciación dentro del mercado optimiza el alcance de la marca y la capacidad de fidelización de la misma.

Evidencia física

Finalmente, la evidencia física supone el aporte de pruebas que puedan confirmar la calidad del servicio para los clientes potenciales. Esta estrategia suele incorporar vídeos, imágenes o testimonios, que permitan dar fe del servicio prestado. Y que también brinden a los clientes un medio para entender de forma más didáctica para qué sirve el servicio prestado y que podrán conseguir con él.

Evolución del marketing: del marketing tradicional al marketing digital

El mundo ha cambiado mucho y, con él, lo ha hecho el marketing. Hitos como el nacimiento de internet y su imparable desarrollo posterior han supuesto un cambio enorme en el panorama de la comunicación y las ventas. El marketing mix ha sabido encontrar nuevas herramientas y aprovechar al máximo el potencial del medio digital para llevar sus acciones y resultados a otro nivel, hecho que, por otra parte, era inevitable, renovarse o morir dicen.

Qué es el marketing digital

Como su propio nombre indica, esta modalidad se sirve de las diferentes tecnologías digitales para llevar a cabo las tareas propias del marketing, como el análisis del mercado y de los consumidores, la promoción de productos, el diseño de la experiencia de venta, etc. El marketing digital plantea nuevas posibilidades que, solamente haciendo uso del marketing tradicional u offline, serían prácticamente inalcanzables. Dentro del marketing digital englobamos áreas como el social media marketing, el SEM, el SEO o las campañas de display.

Para qué es el marketing digital

El objetivo sigue siendo el mismo que el del marketing tradicional, y usar uno no significa descartar el otro, ya que la combinación de ambos es siempre una opción más que recomendable. El marketing digital mantiene el foco en dar valor a un producto o servicio y despertar el interés del consumidor. Su principal ventaja frente al marketing tradicional es que permite llegar a un público mucho mayor que el marketing realizado en formatos tradicionales (prensa, tv, vallas, correo postal) de una forma segmentada y con la posibilidad de obtener resultados medibles y concretos.

No obstante, el marketing digital se encuentra inmerso en una evolución constante y avanza a un ritmo vertiginoso. Las estrategias que eran eficaces hace unos años ahora se quedan cojas si no se actualizan y se es capaz de identificar las novedades. Es por esto que mantener una formación constante será fundamental para poder seguir cumpliendo tus objetivos en un futuro.

Imagen: Depositphotos

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram