Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Todos hemos sentido la frustración de querer realizar una búsqueda rápida y tener que lidiar con el sistema que nos pide identificarnos y demostrar que no somos un robot. Esta frustración humana ha sido entendida (¡Por fin!) y el nuevo reCaptcha de Google además de ser invisible, detectará que somos humanos por medio de nuestro patrón de comportamiento.

Por medio de una publicación, Google anuncia que ha creado un nuevo sistema que trabajará en segundo plano y de manera oculta mientras navegamos por la red, analizando nuestro comportamiento y con ello podrá determinar si somos humanos… o si no.

El sistema Captcha: molesto… pero necesario

A pesar de ser bastante molesto, el sistema Captcha es un test de Turing bastante sencillo (discrimina entre la inteligencia artificial de la humana). Esas imágenes con letras y números distorsionados presentes en miles de páginas de registro y navegación, al distinguir a un ser humano de un bot, impiden que estos realicen un uso indebido de un servicio, como por ejemplo enviar comentarios automáticos con spam a un blog, hasta realizar ataques.

Pero estos sistemas también han afectado a la navegación de miles de usuarios y reducen el ratio de conversión de forma significativa, de acuerdo a los resultados del estudio de Moz, y hacen que la experiencia de usuario sea terrible: un asesino de ratios de conversión en toda regla

El reCaptcha de Google se renueva para mejorar la experiencia de usuario

El reCaptcha de Google lleva años siendo una de las tecnologías más populares para evitar que los bots hagan uso indebido en la red. Desde que Google la adquirió en 2009 ha estado revolucionando su funcionamiento hasta lograr que con un solo clic pudiéramos al fin acceder a la tarea que queremos realizar.

Con la nueva actualización, el reCaptcha de Google promete ni siquiera mostrarnos el recuadro, a menos que sospeche que eres un bot.  La empresa no ha ofrecido mayores detalles para no dar a conocer su “secreto” a los bots y que seamos atacados, pero sí destaca que será mucho menos invasivo y más complicado para los bots que quieren acceder a las fuentes de información, como podemos ver en su vídeo:

Lo que sí sabemos es el reCaptcha de Google funcionará como una mezcla entre machine learning y análisis avanzado de riesgos que se adaptan a nuevas y emergentes amenazas, detectando hábitos de usuarios sin interacción dedicada, es decir, tomará en cuenta tu dirección IP, cookies activas del navegador y en general tu historial de navegación e incluso el recorrido de tu mouse.

¿Hemos terminado de alimentar la Inteligencia Artificial?

Un dato curioso es que en un principio Google utilizaba el reCaptcha para que su Inteligencia Artificial aprendiera a reconocer texto, números o imágenes recogidas por la red. Así, al mismo tiempo que protegía a las páginas web del acoso de los bots, creábamos un sistema mucho más inteligente.

Quizás la Inteligencia Artificial de Google ya es suficientemente lista como para seguir enseñándole, o quizás la empresa entendió que estos molestos recuadros retrasan la navegación y hacen desistir hasta al más paciente. Pero sea como sea podremos olvidarnos muy pronto de elegir entre los escaparates de tiendas o gatitos en una imagen, teclear el texto correcto de escrituras indescifrables o de responder correctamente cuánto es 89-12+2.

Imagen: Shutterstock.com

¡Mantente al día!

Recibe los mejores contenidos de marketing digital y comercio electrónico en tu email.

Acepto recibir comunicaciones comerciales perfiladas conforme a la política de privacidad de Iniciativas Virtuales.

Escribir comentario