Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

¿Cuántas veces has perdido la paciencia frente a un código CAPTCHA? A veces, los CAPTCHA (o captchas) son tan complicados de entender que insistes e insistes (o desistes) con los dientes apretados por la frustración. Tras un estudio de la prestigiosa publicación Moz realizado a 50 websites durante tres meses, con los captchas activados y desactivados, el resultado fue que estos supuestos ‘muros antispam’ redujeron el ratio de conversión de forma significativa.

Captcha Vs eCommerce: los datos

Los resultados de la investigación muestran que, con el captcha desactivado, se produjeron:

  • 134 conversiones.
  • 0 abandonos del proceso de conversión.

Mientras que con el captcha activado:

  • 156 conversiones.
  • 159 procesos fallidos o abandonados.

Estas 159 conversiones fallidas son, en parte, robots, pero también personas que desistieron de luchar para descifrar la imagen de CAPTCHA.

Click To Tweet

Indagando un poco más, encontramos un estudio de la Universidad de Stanford realizado a 1.100 personas en eBay. La investigación reveló lo siguiente:

  • Los códigos captcha visuales tardan 9,8 segundos en ser comprendidos por los usuarios.
  • Los captcha de audio necesitan alrededor de 28,4 segundos para ser escuchados y descifrados.
  • Los captcha de audio tienen hasta un 50 % de ratio de abandono.
  • El 71 % de las veces 3 usuarios estarán de acuerdo en la interpretación de un captcha visual.
  • El 31.2 % de las veces 3 usuarios estarán de acuerdo en la interpretación de captcha de audio.

¿Conclusiones? A estas alturas te habrás dado cuenta de cuál es la solución.

Lo mejor es eliminar los CAPTCHA’s de tu web. Te protegen del spam, sí. Es cómodo para tu webmaster como solución, sí; pero, son un dolor de cabeza para tus usuarios, ofrecen una experiencia de usuario lamentable. Especialmente aquellos con problemas serios de visión, lo pasan fatal cuando aparece la dichosa cajita.

Por qué deberías replantearte utilizar el código captcha

  • Aunque están diseñados para ser difíciles para los robots y fáciles para las personas, aún no hacen satisfactoria la experiencia del usuario.
  • Sea cual sea la variante: sumas de números, preguntas de interpretación, teclear palabras concretas o soluciones divertidas con elementos de gamificación, son una barrera tecnológica que alejan al usuario de su objetivo o tarea inicial.
  • Los usuarios con problemas visuales tienen mayores dificultades para descifrar los CAPTCHA’s.
  • Psicológicamente plantean una duda agresiva y que puede ofender algunos usuarios. Por muy amable que le pidas su colaboración para combatir el spam, el CAPTCHA parte de un juicio inculpatorio. Le pides: “demuestra que no eres un robot”. Como si antes de entrar a un banco, alguien en la puerta te hiciera ciertas preguntas para que “demuestres que no eres un ladrón”.
  • Existen otras maneras de combatir el spam tales como Akismet o introducir un campo oculto a la vista en los formularios que solo rellenan los robots. Estos métodos no son 100 % efectivos pero al menos no molestan al usuario.

¿Y tú? ¿Qué opinas del CAPTCHA?

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram