Tiempo de lectura: 4 minutos
Shares

El fenómeno social de los youtubers ha cobrado gran fuerza en los últimos años. Estos personajes que cubren diversas temáticas en sus vídeos logran millones de seguidores en poco tiempo y muchas veces con ello logran grandes ganancias económicas pero ¿hasta qué punto debe llegar la comunidad youtuber para atraer audiencia? YouTube ha decidido plantarse definitivamente ante Logan Paul, un conocido youtuber estadounidense que ha excedido la paciencia de la plataforma.

Logan Paul no parece haber escarmentado tras la primer (gran) polémica en su canal de YouTube. Este controvertido youtuber mostró a finales del año pasado en uno de sus vídeos el cadáver de un presunto suicida en el bosque Aokigahara en Japón.

Logan Paul vuelve a escandalizar YouTube

El chico de 22 años ha acumulado más de 15 millones de suscriptores desde que abrió su canal en YouTube en 2015 y sus vídeos, generalmente sobre desafíos a vencer, han acumulado cerca de 3.000 millones de visualizaciones, y logró obtener ganancias por 12,5 millones de dólares en 2017 (cerca de 10,2 millones de euros).

Pero su “verdadera” fama llegó cuando publicó el vídeo en el conocido “bosque de los suicidios” en Japón, donde descubrió el cadáver de una persona, y si bien al subir el material pixelaron el rostro del suicida, él y sus amigos no cortaron con las risas, lo que desató una ola de inconformidad.

Tras las intensas críticas a Logan Paul y sus amigos, el youtuber eliminó el vídeo tras 24 horas. La falta de humanidad del joven indignó a las redes sociales y dos días después de compartir su vídeo, Logan Paul decidió pedir disculpas en Twitter…o al menos lo intentó diciendo que no lo hacía por las visitas sino porque creyó que podría crear “una corriente positiva en internet”.

Pero nada ha cambiado con Logan Paul, ya que ha generado una nueva polémica al animar a sus seguidores a seguir el Tide Pod Challenge (reto para comer detergente de lavavajillas), electrocutó a dos ratas muertas con un taser delante de una niña y sacó de un estanque a un pez moribundo para jugar con él.

YouTube decidió suspender la publicidad de su canal

YouTube ha decidido tomar cartas en el asunto y anunció que suspenderá temporalmente todos los anuncios de los canales de Logan Paul, lo que sin duda llegará a donde más duele: su bolsillo. Un portavoz de YouTube comentó que no se trata de una decisión tomada a la ligera, sino que Paul ha “mostrado un patrón de comportamiento en sus vídeos, que hace que su canal no solo sea inadecuado para los anunciantes sino también potencialmente perjudicial para la comunidad de creadores en general”. Un gran varapalo para un youtuber que factura alrededor de 600.000 euros al mes por la publicidad en su canal, según estimaciones de SocialBlade.

Este es uno más de los casos de controversia que involucran a youtubers, como recordamos al caso de JPelirrojo y Nestlé, y el caso #caranchoa donde el conocido youtuber MrGranBomba llamó “caranchoa” a un trabajador, recibiendo un gran golpe que, merecido o no, le llevó a eliminar todos los vídeos de su canal.

Sin duda, tanto YouTube como las marcas estarán más atentas al contenido que se comparte en su plataforma, sobre todo después del boicot del que la red social fue objeto por grandes marcas a nivel mundial tras mostrar publicidad en vídeos con contenido de odio. Sin duda lograr ser un gran youtuber requiere de dejar la vergüenza en casa, ser atrevido, pero hay límites que nos definen como humanos y la sociedad no lo olvida.

Así que si quieres seguir en ese negocio por mucho tiempo, pon tus barbas a remojar y sé original y creativo en tus publicaciones: los más famosos han llegado (y se han mantenido) gracias a su creatividad y por supuesto, siguiendo una línea de comportamiento que no sólo se ajuste a las políticas de YouTube, sino que logre que las marcas te busquen y confíen en ti. Logan Paul será recordado como una mala influencia y un youtuber que era capaz de todo con tal de mantener una audiencia que al final no resultó como él esperaba.

Imagen: Huffington Post

Shares