Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

Ayer te comentamos que Uber, la startup estadounidense que está revolucionando el transporte urbano de viajeros en todo el planeta, había sufrido un duro revés tras ser prohibida su actividad en una de las principales capitales europeas, Berlín. La ciudad germana se sumaba así a una ola de reacciones gubernamentales antiUber que había ya afectado a otra gran ciudad como Hamburgo, y que contaba con el respaldo de cargos públicos y asociaciones de profesionales del transporte de otras zonas del continente, tal y como vimos en el caso de España y la huelga de taxistas. Sin embargo, la prohibición berlinesa apenas ha durado un fin de semana.

Las autoridades berlinesas levantan el castigo a Uber

El pasado jueves las autoridades de la capital alemana anunciaron la imposición fuertes multas,  tanto a empresa como a conductores, en el caso de detectar a alguno de los vehículos de Uber prestando sus servicios de transporte. Estas sanciones, que serían de 25.000 euros para la empresa, y de 20.000 euros para el conductor, amenazaban con  comprometer seriamente la viabilidad de su modelo de negocio. Ahora, sin embargo, tras la apelación de la filial de Uber en Alemania, la autoridad administrativa berlinesa ha cancelado la prohibición hasta nueva orden.

“Son buenas noticias para la gente de Berlín y los miles de ciudadanos alemanes que ya se están beneficiando de los grandes servicios de Uber. Estamos encantados de continuar aportando nuestros nuevos servicios de viajes compartidos UberPOP y el servicio de limusinas UberBlack a Berlín y otras ciudades alemanas, mientras desafíamos las viejas políticas que fueron escritas antes de que el smartphone fuese siquiera inventado. La prioridad número uno de Uber es la seguridad, y nos gustaría subrayar que todos los conductores de la plataforma Uber están asegurados” (Fabien Nestmann, Director General de Uber Alemania)

Tal y como comenta Fabien Nestmann en esta nota de prensa, Uber se ha centrado en resaltar la seguridad de su actividad, que había sido puesta en el punto de mira por las autoridades germanas, que creían que la compañía no estaba haciendo lo suficiente para proteger a sus usuarios de la actividad de conductores sin licencia ni seguro.

En cualquier caso, y una vez Uber puede volver a retomar con tranquilidad su actividad, no parece claro que este vaya a ser el último tropiezo de la compañía con la justicia de las regiones donde trate de implantarse, dado lo novedoso de su modelo de negocio y las reticencias que despierta en sectores más tradicionales como el de los taxis.

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram