Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

De la misma forma que la industria editorial reaccionó (y sigue reaccionando) ante las políticas comerciales de Amazon, y el sector hotelero está en pie de guerra ante lo que consideran competencia desleal por parte de Airbnb, el sector del transporte de viajeros por carretera no se está quedando parado ante la aparición de modelos que amenazan la estabilidad de su negocio.

Berlín Vs. Uber: El ayuntamiento multará a empresa… y conductores

El pasado viernes conocimos que el gobierno de Berlín ha decidido comenzar a poner trabas a la actividad de Uber en sus calles , amenazando con fuertes multas tanto a empresa como a conductores. Así, en el caso de que las autoridades de la capital alemana localicen a uno de los vehículos de la compañía realizado un servicio de transporte, Uber recibirá una fuerte multa de 25.000 euros, mientras que el conductor de dicho vehículo será castigado a su vez con 20.000 euros.

De esta forma, Berlín se convierte en la segunda ciudad alemana en declararse en guerra contra Uber, por detrás de Hamburgo, aunque otras importantes capitales germanas, como Frankfurt y Munich están también valorando la implantación de estas medidas restrictivas, en un conflicto en el que se cruzan una gran cantidad de intereses.

Parece claro que la aparición de propuestas como Uber (o Blablacar), que ofrecen nuevas alternativas para realizar viajes por carretera no convence a empresas de autobuses y taxistas de medio mundo y, de rebote, a ayuntamientos y gobiernos en general. Mientras para ellos  Uber es una forma de competencia desleal que pone en riesgo la seguridad de los viajeros al no contar con los permisos y licencias correspondientes, para los usuarios se trata simplemente de una alternativa económica para realizar sus desplazamientos en las grandes ciudades.

Los problemas de Uber en España

Uber tampoco ha gozado de una calida acogida en España: Hace unas semanas, el sector del taxi madrileño convocó una huelga para protestar ante la amenaza de Uber, que permite a través de su aplicación que sus usuarios encuentren una alternativa a los medios convencionales de transporte contratando los servicios de otros usuarios.  Incluso el Gobierno está comenzando a poner trabas a la actividad de Uber en España.

Así, el Ministerio de Fomento, preocupado por las quejas del sector del transporte de viajeros por carretera,  emitió hace poco más de un mes una nota de prensa en la que recordaba que “las personas y empresas que realicen transportes de viajeros por cuenta ajena en vehículos de turismo mediante retribución económica deben encontrarse previamente autorizados por la Administración”, y en la que amenazaba con multas económicas tanto a clientes como conductores. Por ahora, Alemania ha tomado la delantera en la ofensiva sancionadora.

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram

Mostrar comentarios (1)

¡Mantente al día!

Recibe los mejores contenidos de marketing digital y comercio electrónico en tu email.

Acepto recibir comunicaciones comerciales perfiladas conforme a la política de privacidad de Iniciativas Virtuales.