Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Desde los primeros días del marketing, las empresas se han preocupado por conocer cuál es la mejor forma de acercarse a los usuarios, que productos prefieren, cómo los prefieren consumir, qué envase e incluso qué colores les llevan a comprar más. Con la llegada de las websites y de las aplicaciones móviles, la búsqueda de este conocimiento ha continuado, por ejemplo, por la senda de tratar de mejorar la experiencia del usuario. Y como en otras ocasiones,  la neurociencia se ha puesto otra vez del lado de las empresas.

Un experimento de ciencia ficción para conocer cómo se usan las aplicaciones móviles

Plastic Mobile ha llevado a cabo un ambicioso estudio propio de una película de ciencia ficción, en el que, mediante cascos para registrar la actividad neuronal, y unas gafas especiales para seguir el movimiento de los ojos, se ha registrado la actividad de 30 usuarios para llegar a saberlo (casi) todo del proceso de compra de aplicaciones móviles. Tras este experimento, Plastic Mobile ha llegado a siete interesantes conclusiones/recomendaciones sobre cómo mejorar la experiencia de uso de las apps.

A los usuarios les emociona cerrar una compra.

Aunque parezca extraño, los usuarios de aplicaciones disfrutan con el proceso de pago o, al menos, se sienten emocionalmente involucrados en buena medida. El estudio recomienda que, una vez que un usuario se decide a comprar, es importante darle la oportunidad de hacerlo de la forma más rápida y sencilla.

Las aplicaciones influyen en la percepción de marca.

Tras haber utilizado las aplicaciones, los usuarios tienden a identificar la marca con valores más positivos, como su carácter innovador. Eso sí, si la aplicación no está bien diseñada, la influencia puede ser negativa. En uno de los casos analizados, los atributos destacados de la marca pasaron de “lujosa, cómoda y con clase” a “lujosa, cara, complicada y pretenciosa” tras el experimento.

Aprovechando el limitado espacio en pantalla.

Las pantallas de los smartphones son limitadas, y su espacio debe aprovecharse para dar el mayor protagonismo a los elementos que captan la atención del usuario. Los aspectos más valorados en el estudio fueron el uso de varias grandes imágenes para cada producto, de alta calidad, y que ofrezcan la posibilidad de hacer zoom en ellas.

Imágenes sí pero…¿cuáles?

El uso de imágenes que realmente lleguen a despertar las emociones de los usuarios supone una diferencia notable en el impacto de las aplicaciones. En una de las apps estudiadas, la apuesta por una gran imagen en la que aparecen un padre y su hijo consiguió un pico del 80% de implicación emocional en los usuarios, así como un 55% de su atención.

Cuanto más rápido, mejor

El estudio constató algo lógico: un tiempo más largo de carga en las aplicaciones móviles lleva a mayores niveles de frustración y abandono por parte de sus usuarios. Los tiempos de carga de una app deben ser mínimos (menos de cinco segundos) evitando cualquier retraso, especialmente, en la fase de pago

Mantener la atención.

De acuerdo con Plastic Mobile, mantener el interés de los usuarios durante el todo el proceso es vital para conseguir que éstos repitan en el futuro.

Si les gusta, lo recomendarán

Simplificar el proceso de pago, conseguir dejar un regusto positivo tras el uso de la aplicación y ofrecer algún incentivo como descuentos para compras futuras potenciarán la recomendación por parte de los usuarios.

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram