Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Todo lo que se mueve alrededor de la India es gigantesco y difícilmente imaginable. En un país en el que apenas el 10% de los ciudadanos son usuarios de Internet, este porcentaje representa nada menos que a 125 millones de personas. 125 millones de usuarios de Internet. Más internautas que en Alemania, Francia y España juntas. Si asumes como hipótesis que, a pesar de sus problemas, la India va a seguir creciendo en los próximos años, que cada vez más ciudadanos se incorporarán a la clase media y que adoptarán los hábitos de compra propios de la eCommercesfera, entenderás por qué Amazon y eBay están esforzándose por abrirse un hueco en su comercio electrónico.

Seis veces más grande en cinco años

Según el gigante de la información económica Bloomberg, el eCommerce indio multiplicará su volumen por seis en el próximo lustro, pasando de los actuales 3.100 millones de dólares de facturación a los 22.000 millones. Estas cifras contrastan con las ofrecidas a finales de 2013 por la Asociación de Cámaras de Comercio de la India, que aseguraba que el volumen de facturación de su eCommerce habría llegado ya a los 16.000 millones, ocho veces más que en 2009. Discrepancias (importantes) al margen, lo que sí parece claro es la tendencia: el comercio electrónico indio crece. Y mucho.

Amazon, eBay y las restricciones legales

Los estudios recientes acerca de la situación del comercio electrónico indio reflejan que sólo dos de los gigantes del eCommerce mundial, Amazon y eBay, se sitúan entre sus principales tiendas online. Y es que competir en la India no está siendo nada sencillo para ellos.

La legislación india es clara: El gobierno ha establecido barreras para proteger a sus propias empresas, que impiden que empresas respaldadas por capital extranjero almacenen o vendan directamente sus productos. Por ello, hasta ahora la presencia de Amazon, por ejemplo, se limita a ser un enorme marketplace de productos nacionales. Pero eso puede cambiar.

Relajando las restricciones

Quizá porque el gobierno de Nueva Delhi entiende que ha llegado el momento de abrirse a la entrada de capitales extranjeros, o quizá por las presiones de las propias empresas, lo cierto es que los rumores comienzan a hablar de una relajación de las restricciones.

De hecho, Amazon, que ya cuenta en la India con 2.300 vendedores y unos 440.000 productos en catálogo, anunció el pasado 20 de enero sus planes de crear un nuevo almacén de más de 45.000 metros cuadrados en Bangalore (algo pequeño en comparación con sus centros de 90.000 m² de Alemania o Escocia) en previsión de su crecimiento futuro.

Por su parte, eBay publicitó hace apenas quince días su nuevo servicio de entrega en tan sólo nueve horas, que, por el momento, estará disponible solamente en Bombay, pero que prevé expandir a otras ciudades en los próximos meses. Algo lento, en comparación con su hiperveloz servicio eBay now, que ofrece en algunas ciudades norteamericanas.



Shares