Facebooktwitterlinkedin

Nos ha pasado a todos; necesitas contratar un miembro más de tu equipo, así que decides publicar una oferta de empleo.

Cuando publicas una oferta de trabajo tu principal objetivo es llegar al mayor número de candidatos posible, así como a los profesionales más cualificados para tu puesto, pero apenas recibes respuestas, o las que recibes no tienen nada que ver con lo que buscas. ¿Qué ocurre?¿Qué podemos hacer para evitar esta situación?

1. ¿Dónde publicar las ofertas?

Lo primero que debemos asegurar, para atraer nuevo talento a la empresa, es que estemos publicando nuestra oferta de empleo en las páginas visitadas por nuestra audiencia potencial. De nada sirve un medio con mucha difusión general si los candidatos a los que queremos llegar no están ahí.

Por ejemplo, si ofrecemos un puesto de trabajo tecnológico, tiene sentido acudir a portales de empleo especializados en el sector IT (como, por ejemplo, Tecnoempleo). Con esto nos aseguramos no sólo que nuestra oferta va a llegar a los candidatos que estamos buscando, sino que vamos a realizar un primer filtro, de aquellos candidatos que se inscriben en cualquier oferta de empleo aunque no tengan nada que ver con ella. De esta forma aumentarás las posibilidades de encontrar al profesional más apto para el puesto haciendo más eficiente el proceso de selección.

2. Las ofertas deben ser atractivas

El segundo punto es clave; si tu oferta no es atractiva para los candidatos a los que se dirige, no conseguirá respuesta. Siguiendo con el ejemplo del mercado tecnológico, estos candidatos están muy solicitados y tienen múltiples ofertas a su disposición. Los profesionales especializados en Informática y Telecomunicaciones tienen una tasa de paro muy baja, por eso se hace imprescindible la búsqueda de estos candidatos en las bases de datos que proporcionan algunos portales de empleo. 

La primera impresión cuenta, y la oferta de empleo publicada es el primer contacto con los candidatos. Siempre hay que escribir (y leer) nuestra oferta de empleo con los ojos de uno de estos candidatos. ¿Es la oferta interesante?¿Deja claros todos los datos que alguien necesita para considerar enviar su CV? ¿Por qué deberían enviar su CV a nuestra oferta y no a otra de las muchas que van a encontrar?

Aspectos que hacen a una oferta atractiva son el sector de actividad, las tareas que el candidato realizaría, las ventajas que ofrecemos por trabajar con nosotros (flexibilidad horaria, teletrabajo)… Debemos siempre evitar que nuestras ofertas sean una simple lista de requisitos que pedimos a los posibles candidatos.

3. ¿Estás haciendo fácil el proceso de solicitud?

Si hemos conseguido la visibilidad con los candidatos que buscamos y hemos despertado su interés, tenemos que asegurarnos de hacer el proceso de vinculación a la oferta lo más sencillo posible. Encontrar al candidato adecuado de entre cientos de currículums puede ser una tarea larga y tediosa, por eso un cribado eficaz puede agilizar el proceso de reclutamiento.

Pero, diréis, ¿qué puedo hacer yo para facilitar el proceso? Cada página tiene su sistema, y raras veces podemos hacer nada. Sin embargo, hay una herramienta que, mal utilizada, puede hacer que nuestra oferta ‘espante’ a los candidatos: las preguntas valorativas o ‘Killer Questions’.

Estas son preguntas que podemos añadir al proceso de vinculación, para obtener más información sobre el candidato. Pero, al añadirlas, debemos tener en cuenta que los candidatos pueden estar solicitando el empleo en el metro o en el autobús, o desde la aplicación móvil. Y en esas circunstancias, rellenar un largo texto (con preguntas que probablemente ya están respondidas en el CV del candidato) puede hacer que el candidato decida dejar el proceso para más tarde, o directamente buscar una oferta a la que le resulte más sencillo vincularse.

Según un estudio del portal especializado en empleo tecnológico, Tecnoempleo, las ofertas que incluyen preguntas valorativas obtienen hasta un 30% menos de currículums vinculados. Por eso, nuestro consejo es siempre dejar las preguntas que queramos hacer al candidato para una segunda fase.

Dónde se encuentra el mayor número de candidatos registrados

Iniciar un proceso de selección supone una inversión de tiempo que hay que amortizar de forma eficiente. Para ello, lo primero que hay que preguntarse es ¿dónde encuentro al mayor número de candidatos acudiendo al menor número de fuentes posibles?

Los portales de empleo, sobre todo los especializados, son la mejor fuente de reclutamiento ya que cuentan con el mayor volumen de CVs registrados. Además, al publicar tu oferta en un portal de empleo te beneficias de las acciones de marketing y employer branding con que cuente dicha plataforma.

La evolución de los últimos meses indica que el número de CVs registrados en los portales de empleo crece mes a mes.

Evolución del número de nuevos candidatos registrados al mes en tecnoempleo.com

4. Cuida tu reputación como empleador

No sólo los clientes hablan de tu negocio, también tus antiguos empleados, los actuales… y aquellos que han querido serlo. Una buena reputación de tu empresa influirá en una mayor atracción de talento.

Los candidatos siempre han dicho que lo que menos les gusta del proceso de búsqueda de empleo es la falta de noticias de las empresas a las que envían su currículum. En la mayoría de los procesos, el candidato nunca vuelve a saber nada de la empresa. Y eso genera una muy mala reputación para la empresa, porque lo primero que hará un candidato antes de vincularse a nuestra oferta de empleo es preguntar a sus amigos por referencias sobre la empresa. Y si la experiencia en pasados procesos de selección no fue buena, eso pesará sobre las posibilidades de que el candidato envíe su CV a nuestra oferta.

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram

Escribir comentario

¡Mantente al día!