Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

No queremos que pierdas el tiempo con la administración de mensajes que no deseas recibir. Haremos lo posible para colocar los mensajes en la carpeta Spam cuando estemos bastante seguros de que no los quieres o de que no los necesitas” . Con este párrafo tan elocuente comienza la entrada en el área de ayuda de Google que sirvió para anunciar hace tan sólo unos días el cambio en la forma en la que Gmail tratará de ayudar a sus usuarios a evitar la saturación mental y visual provocada por las avalanchas de correo promocional.

Gmail contra el spam

En los últimos tiempos, Gmail parece haberse puesto del lado de sus usuarios individuales para defenderlos de las hordas de correos promocionales que, por momentos, parecen invadir sin compasión sus bandejas de entrada. Cuando Gmail decidió partirla en tres secciones, con una dedicada especialmente a “promociones”, dio un primer paso. Ahora, con su nuevo botón de “anular suscripción”, lo confirma.

Esta nueva herramienta de Gmail, pensada para anular de forma sencilla la suscripción a la recepción de algunos mensajes, aparecerá bajo la  forma de un enlace en la parte superior del correo.  Una vez hecho clic en el enlace, Gmail se encargará de solicitar al remitente que elimine la dirección de su agenda. Si, por el contrario, ese mensaje en concreto es tan sólo el resultado de un uso indebido (y puntual) de alguna lista de distribución de la que el usuario desea seguir recibiendo correspondencia, podrá marcarse como spam según el procedimiento habitual.

“Uno de los mayores problemas con el actual filtro antispam de Gmail es identificar correos no deseados o soft spam. El problema es que, a veces, los clientes se suscriben a la correspondencia de una compañía, pero después deciden que no desean los emails. Y si no pueden localizar el botón para anular la suscripción, a veces marcan el mensaje como spam”, declaró Vijay Eranti, uno de los responsables de este área en Gmail

Un complicado equilibrio

De todas formas, y a pesar de estas actuaciones, Gmail debe seguir pensando en las empresas emisoras de campañas de eMail marketing, lo que le obliga a mantener un complicado equilibrio entre intereses a veces contrapuestos. “Queremos que nuestros usuarios no tengan spam, y también queremos que las empresas lleguen a los usuarios”, afirmó Elie Bursztein, otra de las responsables de Google en este área.

Shares