Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

Hace algún tiempo te hablamos del crowdlending: una forma novedosa de financiación con la que una serie de pequeños inversores pueden llegar a convertirse en algo así como pequeños banqueros, y aportar recursos a una empresa en concreto, que se compromete a devolver esa aportación (más unos intereses conocidos de antemano) en un plazo determinado de tiempo. Y todo ello sin recurrir a ninguna entidad financiera.

Para aprovechar este nuevo formato de financiación colaborativa, han ido surgiendo distintas plataformas de crowdlending, que plantean el mismo efecto disruptivo que otras iniciativas de distintos sectores como Airbnb o la polémica Uber. Entre las principales plataformas de este tipo en nuestro país destacan nombres como los de Arboribus o Zencap… aunque este último haya cambiado para siempre. A partir de ahora Zencap será Funding Circle.

Adiós Zencap, Hola Funding Circle

Una nueva web, una nueva imagen… y un nuevo nombre: Funding Circle es la nueva marca con la que a partir de ahora todos los miembros de la comunidad crowdlending española deberán referirse a la antigua Zencap. Un cambio ambicioso, que lleva en marcha desde noviembre de 2015 y que responde a la compra de Zencap por parte de Funding Circle.

De esta forma la empresa británica Funding Circle, que ya contaba con presencia en Reino Unido y Estados Unidos, expande su alcance a los mercados en los que actuaba Zencap con anterioridad: Alemania, Holanda y España. En los últimos años, Funding Circle ha gestionado fondos por un valor de unos 1.500 millones de dólares (1.300 millones de euros) que, a partir de ahora, podrán aumentar de forma exponencial.

En palabras de la propia empresa: “Funding Circle es la plataforma global líder centrada exclusivamente en préstamos a pymes en Reino Unido y Estados Unidos. Hemos unido nuestras fuerzas para crear la primera y auténtica plataforma global de préstamos a empresas bajo la potente enseña de Funding Circle”

Diferencias entre crowdlending y crowdfunding

A pesar de la gran similitud en sus nombres, no debemos confundir crowdlending y crowdfunding.  De hecho, a diferencia del crowdfunding, que cuenta con modelos tan conocidos como los de Kickstarter, en el crowdlending no se trata de entregar una cantidad a fondo perdido a un proyecto cualquiera.

A través de plataformas como la de Funding Circle, la persona que aporta sus recursos espera obtener una rentabilidad en el futuro, que está fijada desde el principio del contrato. Además, mientras los proyectos de crowdfunding pueden ser de cualquier tipo, el crowdlending está pensado específicamente para apoyar a empresas, siendode gran utilidad en el caso de las startups.

Shares