El factoring, una herramienta financiera para hacer crecer tu negocio en Amazon

Te contamos todo sobre esta herramienta de financiación que te permite mejorar la liquidez para reinvertir en tu negocio.
una foto de un móvil con la pantalla en blanco y el logo de Amazon. Abajo a la derecha, la foto de Pablo Herráiz, de la empresa Nozama, que es el autor del artículo
13 de junio, de 2023
Copiar enlace

El factoring es una de las fórmulas de financiación más demandadas por las empresas que tienen presencia en Amazon Vendor, ya que les permite mejorar la liquidez de sus negocios dentro de este marketplace.

Gracias a esta herramienta, los vendedores pueden disponer de los importes facturados a Amazon por adelantado a un tipo de interés más bajo que con otros métodos de financiación, entre otras muchas ventajas, que te mostraré a continuación.

Pero antes, ¿qué es el factoring?

El factoring es una herramienta financiera que permite a las empresas mejorar su flujo de caja. Consiste en la cesión de facturas a una entidad financiera, la cual pasa a ser la dueña de los derechos de cobro de esas facturas a cambio del pago de una serie de comisiones. 

¿Cómo funciona el factoring en Amazon? 

En primer lugar, para poder utilizar este mecanismo es imprescindible que la cuenta sea del tipo Vendor, es decir, que haga la función de proveedor para Amazon. 

En este tipo de cuentas, la fecha media de pago suele ser de 90 días desde la generación de la factura o la recepción de la mercancía. De esta manera, el Vendor podrá recibir por adelantado el cobro de una parte significativa de las facturas de esos pedidos enviados (puede oscilar entre el 70% y el 90% de la factura completa, impuestos incluidos), consiguiendo liquidez en menos tiempo y con un interés, habitualmente, más bajo que por otras vías de financiación. Con esto, la cuenta puede seguir con el crecimiento y la expansión de su negocio.  

Una forma habitual de funcionar es la siguiente: 

  • Negociación con el banco de la línea de factoring, cantidad total a poder descontar y las comisiones: Porcentaje de reserva de cada factura que el banco no ingresará en el adelanto, comisión de gestión y tipo de interés anual.
  • Negociación con el banco de los períodos de financiación, número de remesas semanales/mensuales a factorizar.
  • Informar a Amazon de que la cuenta está factorizada. Esto habría que hacerlo por cada uno de los países en los que se reciban pedidos de Amazon.
  • Actualización del número de cuenta bancaria en Amazon de la que el banco es el propietario.
  • Envío de la remesa al banco tras la facturación.
  • Adelanto del dinero por parte del banco.
  • Contabilización de las comisiones realizadas en el adelanto por el banco.
  • Gestión de los payments una vez las facturas hayan vencido, actualización de la línea de factorización de facturas y contabilización de las comisiones y tipo de interés aplicados por el banco.
  • Desde el punto 5 este proceso se repetiría de forma cíclica dependiendo del período de cobro establecido en Amazon y de las remesas enviadas.
  • Resumiendo, el factoring es una herramienta financiera que puede ser muy útil. Sin embargo, también tiene algunos puntos que deben ser considerados, como la pérdida de control sobre la gestión y el cobro de facturas.

    Para concluir, antes de decidir utilizar el factoring, recomiendo a aquel Vendor que se plantee su uso, contactar con profesionales con experiencia en Amazon, para llevar a cabo un análisis cuidadoso, negociar con los bancos, y simplificar al máximo la gestión diaria, permitiéndole así centrarse en el core de su negocio.

    Nota: En este artículo se habla del factoring, pero esto es igualmente aplicable a líneas de crédito o líneas de cobro ágil. Lo que hay que tener en cuenta es el número de facturas que se gestionan, la necesidad actual de caja y el período de cobro establecido en las condiciones con Amazon.

    Foto: Depositphotos y Canva.

     

    Publicado por

    Suscríbete a M4C

    Únete a nuestro canal de Whatsapp