Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

Hay una escena clásica en muchas películas de ciencia-ficción en la que un androide, más o menos human friendly, pasea por las devastadas calles de una superpoblada y postapocalíptica ciudad identificando a sus asustados habitantes. El software de reconocimiento facial que lleva incluido le permite identificar a cada ciudadano, le dice su estatura, peso, temperatura corporal… Esto, que era pura ficción, ya no lo es tanto, como bien saben los usuarios de Facebook. Ahora, con Dresscovery, ni siquiera tu ropa será anónima.

Dresscovery: descubriendo cómo vistes

Dresscovery es una aplicación para Android diseñada por Samsamia Technologies, una startup española que busca hacer realidad el sueño de cualquier fan de la moda, cool hunter o cotilla que se precie: saber dónde compran y cuánto cuesta la ropa que visten nuestros conocidos (y desconocidos).

El funcionamiento de la app es bastante sencillo. Una vez descargada la aplicación, tomas una foto de la prenda que te interesa y su avanzado software, a través de la magia de los bits, la identifica en su base de datos, te confirma su marca, modelo y precio… y te permite comprarla online. En caso de que la prenda no sea reconocida, Dresscovery plantea opciones similares en función de sus principales características.

Una app con limitaciones

La app de Dresscovery todavía se encuentra en su primera fase de desarrollo, y presenta claras carencias, como que sólo esté disponible para móviles Android (y ni siquiera todos los Android) o que por ahora, su base de datos se limite a bolsos (Eso sí, nada menos que 15.000 bolsos de 300 marcas distintas)

Lo que parece claro es que en cuanto la aplicación aumente su base de datos a una mayor variedad y número de prendas, su valor aumentará exponencialmente. La posibilidad de identificar cualquier objeto de moda que descubras en la calle y comprarla casi al instante es algo que encaja muy bien con la progresiva popularización del mCommerce y, en general, con la omnipresencia del smartphone en nuestra vida diaria.

Shares