Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Google ha pasado por años difíciles en Bruselas y ahora los reguladores antimonopolio en Europa se unen en esta batalla: la Comisión Europea acusa a Google a través de dos vías: abusar de su posición dominante en las búsquedas de usuarios, como son los habituales anuncios de Google Shopping, y restringiendo la posibilidad de que los anuncios de los competidores se muestren en lugar de sus anuncios de AdSense.

Así, la Comisión Europea  acusa a Google enviando dos nuevos pliegos de cargos en los que de manera específica se mencionan las irregularidades encontradas y los añade a los cargos presentados en abril del año pasado por Bruselas. En esta nueva investigación, la Comisión ha examinado en detalle el argumento de Google sobre los servicios de comparación de precios, que no deben considerarse de forma aislada, sino junto con los servicios prestados por plataformas de ventas como Amazon y eBay.

Sin embargo, Bruselas sigue creyendo que los servicios de comparación de precios y las plataformas de ventas pertenecen a mercados distintos.

Google dice que es competitividad y la CE opina que es bloqueo

Margrethe Vestager, responsable de la política de competencia de la Unión Europea, manifestó que Google ha ofrecido “muchos productos innovadores que han sido fundamentales en nuestras vidas, pero esto no le da el derecho a denegar a otras empresas la oportunidad de competir e innovar” y avisa a la compañía que ha usado esa posición de dominio para “restringir artificialmente la posibilidad de que otras páginas web puedan desplegar publicidad de competidores de Google

A partir de ahora Google tiene un plazo de ocho semanas para responder y presentar documentación contra el caso de comparación de precios de Google Shopping y diez para la acusación de AdSense para búsquedas.

Tendré muy en cuenta sus argumentos antes de decidir cómo seguir adelante con ambos casos, pero si nuestras investigaciones concluyen que google ha violado las leyes antimonopolio de la UE, la Comisión tendrá el deber de proteger a los consumidores europeos y garantizar una justa competencia en los mercados” concluye Vestager.

Por su parte y como era de esperarse, Google se opone a las declaraciones realizadas por Vestager y  La Comisión:Creemos que nuestras innovaciones y mejoras de producto incrementan las opciones que tienen los consumidores europeos y promueven la competitividad. Vamos a examinar estos nuevos casos presentados por la Comisión para ofrecerle una respuesta detallada en las próximas semanas» según fuentes de la compañía en un comunicado.

La Comisión Europea también acusa a Google de abuso en Android

Y no es la única preocupación de Google en Europa, ya que en paralelo se lleva a cabo otra acusación formal a la compañía desde el pasado 20 de abril por su sistema operativo móvil Android.

Según esta acusación, la Comisión Europea declara que Google abusa de su posición dominante al obligar a los fabricantes y operadores móviles que operan bajo Android a instalar de forma predeterminada sus servicios, como son el buscador y el navegador Chrome y no otros de sus competidores.

Habrá que esperar para saber la manera en que Google decidirá encarar las acusaciones que mencionó Vestager, ya que en el pasado la compañía ha tenido victorias importantes en este frente, pero con los regímenes cambiantes de la UE, cualquier victoria pasada ha sido invalidada.

De no satisfacer sus peticiones, la CE podría imponer a Google una multa de hasta el 10% de su facturación (unos 5.661 millones de euros) según sus cuentas del 2014.

Imagen: Maglara / Shutterstock.com

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram