Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

Todo acaba en las redes sociales: aquellos usuarios que lleven más de una década navegando recordarán la existencia de foros para compartir archivos y los programas de torrent también para descargarlos. Ambos han perdido popularidad porque la piratería se ha instalado en ellos y las leyes de propiedad intelectual actúan en consecuencia. Hace tiempo que las redes sociales también se han transformado en plataforma para compartir archivos y así ha llegado la piratería en Facebook.

Lucha contra la piratería en Facebook

Facebook acaba de eliminar nueve grupos en los que se compartían archivos de forma ilícita ya que atentaban contra los derechos de propiedad intelectual compartiendo música sin tener el copyright. Detrás de este paso contra la piratería se encuentra la Asociación Holandesa para la Protección de los Derechos de la Industria del Entretenimiento (BREIN) que en su lucha a favor de los autores de los contenidos ha alertado a Facebook de este hecho siendo respondido por la red social.

En concreto BREIN denunciaba que se habían compartido enlaces a varios miles de álbumes de música sin el consecuente permiso de los titulares de los derechos. Los grupos en los que ocurría esto estaban compuestos por personas que no poseían ningún derecho sobre los contenidos que compartían, como ocurre en diferentes plataformas de enlaces o streaming sobre las que obviamente han actuado los gobiernos para conseguir su cierre.

Una operación con precedentes

Este último caso no es el primero en el que esta asociación participa. Ya a comienzos de 2016 la misma red social eliminó otros grupos tras la solicitud de BREIN, que también ha participado como intermediaria de estas denuncias contra la piratería con empresas como Google o proveedores de hosting de plataformas de torrent y sitios de enlaces de contenidos en streaming.

Click To Tweet

Piratería en Facebook: la red buscaba otra cosa con sus grupos

Fue en 2012 cuando Facebook comenzó a permitir el intercambio de archivos buscando ampliar las posibilidades de interacción entre usuarios. Estos grupos pueden ser públicos, cerrados (en los que el contenido del grupo es visto exclusivamente por quienes participan en él), o secretos (a los que ni siquiera es posible acceder a través de la búsqueda ya que solo se entra por invitación).

El uso de estos grupos puede ser muy útil, por ejemplo en los grupos de estudiantes, o un abuso ante el que Facebook intenta luchar.

Foto: Shutterstock

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram