Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

La distribución masiva fue durante largo tiempo la fórmula por excelencia de la publicidad. Si bien se trata de un tema que ha ido variando con los años, este aspecto estuvo muy presente hasta hace poco, especialmente en los medios de tipo tradicional.

Y si algo no casa con Internet, es el concepto “tradicional”. La red ha dado un giro de 180 grados a la forma de comunicarse de las personas, y también a la publicidad. Es así que ha surgido lo que se viene a conocer como “publicidad personalizada”.

Da un buen uso a los datos de tus usuarios

La publicidad personalizada es fundamental a la hora de crear una tienda online, ya que se trata de recopilar los datos de los usuarios para utilizarlos a favor del negocio. Puede sonar un tanto inapropiado, pero realmente no lo es.

Hay que pensar que precisamente el fin de la publicidad personalizada es conseguir los datos necesarios del público, para orientarlos de la mejor forma posible, es decir, de cara a aquéllos a los que realmente interesan.

No hay que olvidar que la información que obtienen los anunciantes sigue una política de privacidad, establecida normalmente por las propias herramientas y plataformas. Sí es cierto que se trata de una cuestión delicada, que precisa tener cuidado y ser responsable. Lo normal es que los datos no se “roben”. Se trata de información que los usuarios concedieron en algún momento, dando su autorización.

Se trata de vender, siempre de forma ética

Iniciarse en el ámbito del emprendimiento online es cada día más sencillo y asequible, gracias a modelos de negocio especialmente económicos, como el drop-shipping. Sin embargo, también en este ámbito vale aquello de que lo fácil es llegar, y lo complicado mantenerse. Por lo tanto, hay que hacer todo lo posible para vender, mientras no se roce lo poco ético ni la ilegalidad.

Es en esa necesidad de vender (teniendo en cuenta que el escenario online es altamente competitivo) es donde reside la importancia de la publicidad personalizada. Pues bien, la base de este tipo de publicidad son los datos, así que cabe preguntarse en qué consisten estos exactamente.

Se puede recopilar gran cantidad de información, sobre todo en relación a la segmentación, que es la encargada de separar al público según sus características, preferencias o necesidades.

Llevando la segmentación al máximo

Aún es posible llegar más lejos, encontrando incluso a personas que tienen pensado por ejemplo hacer un viaje. Para identificarlas se puede recurrir a sus hábitos de compra, o a cambios experimentados en las preferencias de los usuarios. Alguien que tiene pensado viajar puede estar consultando páginas webs de ciertas ciudades, y de agencias de viaje. Pues así es como funciona precisamente la publicidad personalizada, utilizando formas de segmentación especialmente específicas.

El éxito de la publicidad personalizada reside en el interés del usuario. Conociendo bien al público, estudiando sus hábitos y logrando interpretar los datos de los que se dispone, se puede lanzar una campaña publicitaria eficaz, dando un mensaje particular a aquellos que realmente puedan tener interés.

Imagen: DepositPhotos

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram

Escribir comentario

¡Mantente al día!

Recibe los mejores contenidos de marketing digital y comercio electrónico en tu email.

Acepto recibir comunicaciones comerciales perfiladas conforme a la política de privacidad de Iniciativas Virtuales.