Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Fever, la app dedicada a eventos fundada y dirigida por Pep Gómez, acaba de cerrar una ronda de financiación por valor de 8.3 millones de dólares. La inversión fue anunciada por la SEC  a principios de abril, y cuenta con Alejandro Zubillaga como inversor. Zubillaga, que ha sido vicepresidente ejecutivo de la Warner Music Group es un reconocido inversor, que ha apoyado con sus recursos a más de 15 startups en los últimos años. Zubillaga también cuenta con presencia en los consejos de empresas como Lyst, Wahanda, CrowdSurge or Tango.

Fever: una app que crece a ritmo acelerado

Fever ya había conseguido anteriormente 3 millones de euros en capital semilla, en una ronda liderada por el CEO de Flickr Bernardo Hernández, e incluía la participación de personas tan diversas como el inversor en Twitter Jeff Pulver,  Gary Shainberg, Sergio Ramos o Alejandro Sanz.

Fever, como muchas otras apps ultimamente, se posiciona como un motor de recomendación para eventos a nivel local. Estos eventos están seleccionados por influences, y ofrecen a los usuarios importantes descuentos. Todos los pagos se producen dentro de la app, y Fever cobra una comisión que oscila entre el 15% y el 25% en cada transacción. La startup también tiene acuerdos con otras marcas y negocios que desean promocionarse (a ellos y a sus eventos) a través de la app.

Hace aproximadamente un mes mantuve una conversación con el responsable de la expansión de Fever, quién mencionó que la app tiene más de un millón de usuarios, y que ha estado creciendo a una tasa del 40% al mes en los últimos trimestres. En el momento de conseguir su capital semilla (mayo de 2014), Fever anunció que había sido utilizada más de 500.000 veces por alrededor de 45.000 usuarios activos.

La app está disponivle en cinco ciudades españolas y Nueva York, donde la startup tiene también una oficina. Londres es la siguiente en la lista.

Fever: dos etapas, dos proyectos, los mismos problemas

La historia de Fever es realmente interesante. Para encontrar su origen tenemos que remontarnos unos cuantos años (2010 y 2011) a Barcelona, donde la compañía comenzó a funcionar para la industria del ocio nocturno. En cualquier caso, estos primeros pasos de Fever no tuvieron un buen final, la app nunca fue lanzada, y Pep se mudó a Madrid y comenzó a formar un nuevo equipo.

Con la ayuda del mentor Bernardo Hernandez, Fever fichó a empleados bien remunerados de otras startups madrileñas (especialmente Tuenti), y lanzó Fever tal y como lo conocemos hoy. Durante el proceso, la empresa volvió a perder su equipo técnico.

He hablado con varios empleados de ambas etapas, y “caos interno” es la razón más común para explicar por qué Fever pasó por estas difíciles etapas. ” Un día llegamos a la oficina y nos contaron que Fever seguiría un modelo similar a Badoo. Al final de esa semana, ese objetivo cambió, para parecernos más a Ticketea o Tillate”

Otra fuente dice que el factor común en la historia de Fever es una “total falta de visión del producto” y que ” se había perdido una tonelada de capital… y tiempo”. Una debilidad que puede comprenderse teniendo en cuenta la edad de Pep (apenas 21 años), pero que es sorprendente teniendo en cuenta la lista de inversores y consejeros que rodean a Fever. En cualquier caso, conseguir dinero nunca ha sido un problema para esta startup de 40 empleados, y esta ronda de 8.3 millones de dólares echará más leña al fuego.

He intentado hablar en repetidas ocasiones con Pep en los últimos meses, y nunca ha respondido a mis emails. Fever fue contactada antes de publicar este artículo, que actualizaré si tengo noticias de la compañía.

Jaime Novoa, editor de Novobrief.com

Shares