Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

Como cada año, el ONTSI (Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones) ha publicado el Estudio Anual sobre Comercio Electrónico B2C, con los principales datos del e-commerce español en 2012. Aunque la principal conclusión es que el e-commerce creció un 13,4% en España hasta alcanzar los 12.383 millones de euros, un estudio tan exhaustivo contiene demasiados datos (y demasiado interesantes como para pasarlos por alto). Allá vamos:

Más compradores en e-commerce, pero menos gasto medio

Según el informe, en España hay 27,2 millones de internautas, el 70% de la población mayor de quince años. Sin embargo, sólo algo más de la mitad de los internautas realizan compras online, un 5% más que el año anterior. De media, los e-compradores españoles en 2012 se gastaron 816 €, un 1,4% menos que en 2011, algo que probablemente se deba a la reducción del consumo familiar en tiempos de crisis.

El usuario de e-commerce: joven, urbanita… y hogareño

El perfil medio del internauta comprador en España es el de un varón, de 25 a 49 años y que vive en capitales de provincia y ciudades de más de 100.000 habitantes. La mayor parte de los e-compradores españoles adquieren sus productos preferentemente en e-commerces (47,8%) y en los websites de los fabricantes (44%), aunque éstos hayan sufrido un descenso del 2,5% respecto al año anterior. Sus compras favoritas se refieren a descargas (películas, música y videojuegos), reservas turísticas y aplicaciones y software en general.

En todo caso, lo que parece claro es que los internautas españoles somos seres profundamente hogareños, y realizamos la mayor parte de las compras desde casa (93,5%). El porcentaje de e-compradores que adquieren productos desde el trabajo descendió un 3,5% en 2012.

Productos estropeados y envíos caros

El estudio de la ONTSI también se centra en los principales obstáculos e inconvenientes a los que se enfrentan los internautas españoles a la hora de realizar sus compras en los e-commerce. De hecho, el 9,6% de los e-compradores han tenido problemas adquiriendo productos online, un dato especialmente precoupante teniendo en cuenta que es casi un 2% mayor que el registrado el año anterior.

Entre los problemas principales mencionados destacan la recepción de un producto estropeado (39%), retrasos en la entrega (32%) y diferencias respecto al producto anunciado en la web (30%).

Preguntados por los principales motivos que llevan a los internautas compradores a no adquirir productos en un e-commerce destacan los gastos de envío (78,4%), el nivel de precios (72,6%) y la falta de garantías de devolución (71,4%). Entre los internautas no compradores, los motivos de su reticencia a experimentar con el e-commerce son claros: les gusta ver lo que compran (69%) y no desean dar sus datos personales (67%)

Shares