Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

El mercado de las traducciones es un negocio creciente que, hoy, ya genera más de 40.000 millones de dólares. La generación de contenidos en varios idiomas para atender las peculiaridades de un público diverso es creciente. Por lo tanto, los servicios de traducción no solo no van a desaparecer, sino que van a aumentar. Las empresas, particulares y gobiernos demandan traducciones para servir mejor a los clientes, ciudadanos o, simplemente, entender los textos. Sin embargo, hasta ahora el modelo de traductor freelance suponía un problema por los bajos márgenes que percibía por su trabajo, de ahí que existan alternativas en la Red.

La era de las traducciones online

Hay que decir que, desde hace años, ya existen plataformas de redactores freelance que ofrecen servicios de traducción por profesionales autónomos del sector. En estos casos, se suele optar por un modelo circunscrito a determinados idiomas, normalmente los más hablados y escritos, pues son los que tienen demanda global. Por este motivo, encontrar traductores en inglés, francés, español, alemán o árabe es relativamente sencillo, si bien es cierto que las dificultades para idiomas minoritarios se multiplican. Ahora bien, este modelo de negocio, aunque ha sido exitoso, también ha tenido problemas que han limitado su expansión que vamos a indicar.

Es importante recordar que, en el campo de las traducciones, es más importante la calidad que la cantidad. Una empresa puede dar una imagen nefasta por una mala traducción, de ahí que sea conveniente asegurarse de que se ha realizado correctamente. Además, un problema con el que se encuentran los profesionales de la traducción es que, en determinados circuitos, no hay garantías de cobro. Pocas cosas más frustrantes hay que hacer un trabajo bien hecho y no recibir la retribución pactada. Por esta razón, existen nuevas alternativas que conviene conocer desde la perspectiva del cliente y del traductor.

Plataformas de traducciones online

En los últimos años, ha aparecido una nueva tipología de servicio, el portal exclusivo para traductores y demandantes de estos trabajos. Este modelo de marketplace busca poner en contacto directamente ambas partes y ofrece varias ventajas. Desde la perspectiva del demandante, va a poder disponer de traductores nativos en varios idiomas, incluidos los minorizados, recibiendo un servicio profesional. Para el traductor, este modelo de negocio le permite ganar en tranquilidad porque se asegura el cobro y márgenes más justos, gracias a la eliminación de intermediarios. Este modelo de negocio, pues, ha venido para quedarse.

Un caso paradigmático es el de Parlam, una empresa española que se ha especializado en este nicho de mercado, ofreciendo traductores nativos. La empresa incorpora en la web la posibilidad de interacción entre las dos partes para acordar un tiempo de entrega y calificar el trabajo del traductor. De esta manera, los potenciales clientes podrán ver qué profesionales son los que más se adaptan a sus necesidades. La tendencia de este tipo de negocio va a ser a aumentar, dado que la existencia de una clase media emergente en Asia y Latinoamérica no anglófona requerirá la traducción de contenidos en varios idiomas.

parlam

Parlam nació hace siete años en Barcelona con una plataforma que ayuda a grandes empresas a gestionar grandes volúmenes de traducciones en múltiples idiomas. Además de un gran ahorro, Parlam permite gestionar 1.000 traducciones simultáneas en 10 idiomas, con muchos traductores y revisores, sin tener que enviar un solo archivo o correo electrónico. Todo automatizado a través de su plataforma.

Según explica Xavier CasalsCEO y Fundador de Parlam, “el cliente tendrá traductores repartidos por el mundo especializados en diferentes áreas, y podrá gestionar toda la relación con ellos a través de un único punto. De forma gratuita, sin importar el volumen de traducciones, y con un precio de las mismas mucho más competitivo”.

Imagen: DepositPhotos

Shares