Tiempo de lectura: 7 minutos
Shares

¿Recuerdas que, hace unas semanas, hablábamos de la problemática de los pagos online, y de su normativa vinculada PSD2? Esa Directiva 2015/2366 que extinguía, definitivamente, la PSD1, o, en otras palabras, esa ley diseñada para fomentar el alcance de los eCommerce y al mismo tiempo nivelar el campo de juego de las instituciones financieras y proteger al consumidor online.

Y, ¿eras de los que se identificaban con ese comprador “desprotegido” o, por el contrario, de los que necesitaban una ayudita para lanzar por todo lo alto ese eCommerce? Si es el caso, ¡no te preocupes! Estamos aquí para hablarte mucho más en profundidad de ello y que, de una vez por todas, te lances a por todo en esta era digital. Hablamos de qué es la nueva ley PSD2, de cómo enfrentarla y de la transición entre PSD1 y PSD2.

Qué es PSD2

Seguramente, si te menciono Ingenico, lo más posible es que te vengan a la mente esos terminales de pago con los que normalmente efectúas tus compras físicas en tiendas o restaurantes, pero, a decir verdad, Ingenico es más que eso. También es una empresa especializada en aportar todo tipo de soluciones de pago online y offline, orientadas a optimizar la experiencia de pago del cliente y su satisfacción.

De hecho, Ingenico ePayments se focaliza en los marketplaces, a lo que tú te preguntarás: ¿Y cómo? Bien, es sencillo: los marketplaces deben cumplir una serie de directrices que regulen la seguridad en los pagos. En concreto, la gran directriz que deben cumplir es la conocida (y nueva) PSD2.

PSD1

La directiva PSD1, puesta en marcha en 2007 y actualizada en 2009 y 2012, fue creada por la Comisión Europea para armonizar toda la legislación relacionada con los servicios de pago dentro de la Unión, estableciendo claramente los derechos y obligaciones de todas las partes, incluidos los derechos de los consumidores a proteger sus pagos online. La PSD1 marcó un antes y un después en el sector, ofreciendo por fin, un marco común en el que operar en todos los países europeos.

 

En concreto, la PSD1 fijó unas reglas de mercado, que describen qué tipos de organizaciones pueden ofrecer servicios de pagos, incluyendo los pagos online propios de actividades como el eCommerce. Así, a partir de 2007, no solo los bancos e instituciones de crédito obtienen esta denominación, sino también dos nuevas categorías de empresas como las “instituciones de pago” y las “instituciones de dinero electrónico”. Además, la Comisión Europea establece los requisitos que deben cumplir para poder operar como tales.

Por otra parte, la PSD1 también estableció las normas de conducta que deben seguir las empresas del sector, lo que incluye los estándares de transparencia e información que deben ofrecer a sus usuarios (sobre aspectos como precios, tipos de interés, tipos de cambio, referencia de la operación y tiempo de ejecución de la misma). También estipula quién y cómo puede autorizar y ejecutar las operaciones, las responsabilidades en el caso del uso no autorizado de medios de pago, las devoluciones, los procedimientos de cancelación de las operaciones y la aplicación de la fecha valor de las mismas (el momento en el que la operación se considera efectiva).

Una nueva directriz europea: PSD2

A partir del 13 de enero de 2018 entró en vigor la Directriz Europea PSD2, un concepto regulatorio que deja atrás la conocida PSD1. Esta nueva ley busca nivelar el campo de juego de las instituciones financieras y velar por la seguridad de los pagos en Internet. Pero, en realidad, no es más que una actualización de la PSD1, necesaria debido a que los pagos en Internet son cada vez más, y más relevantes.

Podríamos decir que la PSD1 no estaba totalmente adaptada a las tendencias que el mercado sigue en nuestros días.

Una de esas tendencias es, precisamente, evitar que las transacciones de pago que se realizan en el mundo 2.0 pasen por manos de los bancos: ahora, entran en juego otros iniciadores de pago, como las fintech o las grandes compañías telefónicas.

Pero… ¿qué más nuevas adaptaciones debemos tener en cuenta?

Dentro de este marco, un operador marketplace, a partir de ahora, debe ser o bien una institución financiera o bien un agente de una institución financiera, lo que cambia bastante lo que se estaba aplicando hasta el momento.

Dicho en otras palabras, hasta ahora cualquiera podía recibir todo el flujo financiero de los pagos a través de terceros, y liquidarlo a esos vendedores a través de sus propios medios. A partir de ahora, ya no. El marketplace (como operador) debe tener una licencia de pagos, o bien ser agente de una institución financiera para poder operar. Por lo que, indudablemente, necesitarán contar con medios de pago (como Ingenico ePayments) como proveedores para adaptarse a esta nueva ley.

Cómo solucionar la problemática de los pagos online en marketplaces con Ingenico ePayments

Obligaciones derivadas del PSD2

En resumen, la mayoría de los marketplaces serán legalmente considerados como entidades de pagos (acompañándose del proveedor seleccionado), cumpliendo a rajatabla la Directriz Europea PSD2.

En cuanto a esos proveedores, la ley crea 2 tipos nuevos de entidades, dando paso a nuevos players que se diferencian entre:

  1. Proveedores de Servicios de Iniciación de Pagos (PISP): que ofrecen la realización de los pagos a través de sus plataformas, conectándose con un banco.
  2. Proveedores de Servicios de Información de Cuenta (AISP): que facilitan la información financiera agregada de uno o varios bancos, los cuales están en la obligación de facilitársela.

Pero… ¿qué se le exige, por su parte, a ese proveedor de medios de pago para que pueda operar en un modelo marketplace y dar servicio a los comercios?

  • Contar con una licencia registrada en los países del EEE (Espacio Económico Europeo).
  • Estar debidamente supervisado, sin que las autoridades superiores presenten ningún informe adverso.
  • Cumplir con las obligaciones europeas y locales -contra blanqueo de dinero (AML: Anti Money Laundering)-.
  • Cumplir con el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR).
  • Acompañar a sus socios en el proceso de verificación Know Your Customer (KYC)
  • Ser registrado, por parte del marketplace, como agente en el Banco Nacional del país de la entidad legal.
  • Ayudar al Operador Marketplace a administrar el pago y las comisiones.

Veamos un ejemplo: imaginémonos que estamos comprando a través de un marketplace diferentes productos, en donde hemos aprovechado la venta cruzada, y nos hemos hecho con todos esos materiales que nos hacían falta.

Bien, resulta que hemos seleccionado varios proveedores de productos al mismo tiempo, por lo que, al finalizar la compra, en la confirmación de carrito procesaremos una única transacción que estará compuesta del agregado de todos los proveedores, permitiendo que al ejecutor (que seremos nosotros) se nos efectúe una única transacción, pero -a su vez- los proveedores recibirán la liquidación de la parte que les compete directamente en su cuenta bancaria.

Por su lado, el marketplace recibirá únicamente el porcentaje o comisión pactada con anterioridad, sin necesidad de manejar el flujo financiero total de la transacción; de esta manera, quedaría aplicado en su totalidad la Directriz PSD2.

Herramientas útiles de Ingenico para la gestión de pagos en marketplaces

En este sentido, Ingenico ePayments dispone de una serie de herramientas de gran utilidad para solucionar la problemática de los pagos en marketplaces tras la implantación de PSD2:

Recursos útiles en gestión de pagos

  1. Posibilidad y flexibilidad de gestionar las comisiones y los pagos, permitiendo al operador gestionar sus propias reglas, de una manera sencilla.
  2. Un servicio full service, que combine la plataforma técnica del PSP (Payments Service provider, o procesador de pagos) con la gestión integrada de los flujos.
  3. Posibilidad de repartir los fondos entre todos los proveedores que han sido partícipes y han estado involucrados en la misma transacción.
  4. Información íntegra sobre las operaciones y los pagos efectuados a los miembros de la pasarela digital.

Validación de los vendedores

Verificando la validez de los documentos proporcionados por los nuevos comercios que se unen a la pasarela.

Reporting y reconciliación

A través de soluciones de reconciliación y reporting que permitan reflejar el momento en que se encuentra la transacción, en un momento concreto y en una situación concreta, diferenciando entre:

  • Transacciones procesadas: operaciones ejecutadas, pero sin haber sido -todavía- recibidas por el proveedor de pagos.
  • Transacciones recibidas: operaciones ejecutadas con el dinero recibido por parte del proveedor de pagos, pero no pagadas al comercio.
  • Transacciones pagadas: completadas al 100%.

Gestión multidivisa

La gestión mutidivisa permite que los clientes del marketplace paguen en su propia moneda, algo que, indudablemente, aumenta el ratio de conversión al transmitir más fiabilidad. Además, reduce el abandono de carritos, los reembolsos y chargebacks, y, a su vez, mejora los resultados de búsqueda y la tasa de autorización.

 

Imagen: DepositPhotos

 

¡Mantente al día!

Recibe los mejores contenidos de marketing digital y comercio electrónico en tu email.

Acepto recibir comunicaciones comerciales perfiladas conforme a la política de privacidad de Iniciativas Virtuales.

Escribir comentario