Tiempo de lectura: 7 minutos
Shares

Lo de YouTube y las empresas, sobre todo las pequeñas empresas de eCommerce, es curioso. Cuando en mi trabajo como consultor les insisto a mis clientes en que tienen que tener una estrategia en YouTube e incluir el vídeo como un elemento prioritario de su presencia online, me miran como si súbitamente me hubiera vuelto verde, me salieran antenas y comenzara a hablar en klingon.

Youtube no es un repositorio de vídeos y ya está. Es una red social con todas las de la ley, y muy exitosa. De hecho, un estudio de IAB Spain  sobre la actividad de las marcas en las redes sociales deja claro que a la hora de generar respuestas en los usuarios, YouTube gana por goleada a cualquier otra red social, incluido Facebook. En ese aspecto, Youtube es el Messi de las redes sociales.

Sin embargo, pocas son las empresas, pequeñas y grandes, que tienen una estrategia de redes sociales que incluye a YouTube de forma efectiva. Podría referirme al vídeo en general, o a Vimeo, pero las cifras son aplastantes a favor de la red de Alphabet (ex Google).

[Nota mental: A lo mejor el gran error de Google con Google+ fue querer crear una nueva red social cuando ya tenía una. O a lo mejor me creo yo más listo que todo el staff de cerebritos de Mountain View, así que dejemos las grandes estrategias para los que saben de esto y vayamos a lo nuestro]

YouTube supera a Facebook a la hora de generar respuestas

El estudio al que me refería antes dice que YouTube multiplica por 6 la capacidad de Facebook para generar respuestas en los usuarios ante el mensaje de una marca. Aunque como siempre, los estudios no son la Biblia y hay que cogerlos con pinzas.

Sea como sea, la tendencia que se pone de manifiesto en el estudio es coherente con lo que se lleva diciendo desde hace un tiempo: el vídeo se ha convertido en el rey de las redes sociales.  Si es así, ¿por qué las marcas lo usan tan poco?

Las razones del miedo a YouTube

El nuevo cambio en los comentarios de YouTube appCreo que la falta de una estrategia en Youtube, que se usa como mero almacén de vídeos, se debe a la obsesión por tenerlo todo bajo control que sigue imperando en las empresas españolas. Sencillamente, tienen miedo de usar este canal de forma habitual porque siguen pensando que un vídeo en YouTube  tiene que estar tan bien diseñado, preparado y producido como un spot en televisión, que lleva meses de preparación.

Además, en la mente del empresario medio sigue existiendo la asociación vídeo=caro. Nada más lejos de la realidad. El mismo fenómeno de los youtubers lo desmiente categóricamente.

Se puede llegar a millones de personas con un vídeo hecho con una webcam. En su momento hablamos en un post sobre ello y no vamos a repetir las alternativas para hacer un vídeo que dé buen resultado sin gastar mucho dinero. Vamos a centrarnos hoy en cómo manejar ese vídeo dentro de una estrategia en Youtube. Por cierto: ¿Por qué YouTube y no Vimeo? Pues es como si me preguntaras ¿por qué Facebook y no Snapchat? La respuesta correcta sería que las dos, pero si hay que elegir, vayamos a lo grande primero: la estrategia en YouTube.

Estrategia en Youtube: aspectos básicos

Dado que la audiencia diaria de Youtube es superior a la mayoría de los canales de televisión (desde luego a todos los de la TDT juntos), no podemos obviar su uso en nuestra estrategia de presencia online. Y debemos hacerlo en 2 aspectos clave:

1. YouTube como canal de inserción publicitaria

La forma más sencilla y fácil de que nuestros vídeos se vean en YouTube es, obviamente, pagando por ello. Google maneja la publicidad en YouTube a través de Adwords.

Son muchos y variados los formatos y los precios, en función de si queremos que aparezca un banner cuando el usuario está viendo un vídeo relacionado con la palabra clave en la que nos queremos posicionar o si queremos que nuestro anuncio sea un auténtico spot de los que aparecen antes de visionar un vídeo.

Aquí también hay, como en el resto de Adwords, precios distintos en función de lo demandada que esté la palabra clave en cuestión por otros anunciantes, por lo que las estrategias de Adwords son plenamente aplicables a una estrategia en Youtube. Como resultado de ello, Youtube debería ser parte integrante de cualquier estrategia en Adwords.

2. Youtube como canal de difusión de contenidos

Aquí es donde realmente tenemos que diseñar una estrategia en YouTube específica. Hasta ahora, la mayoría de empresas lo usan como repositorio. Se suben los vídeos allí, se crea un canal de Youtube… pero su finalidad principal es la de insertar esos vídeos en blogs, webs, y redes sociales.

En ese sentido, YouTube es la Cenicienta de las estrategias en redes sociales.

Pero cuidado, si encuentra alguien que sepa ponerle el zapatito de cristal, Cenicienta se convierte en princesa. Para ello, debemos tener varios factores en cuenta:

a) Considerar a nuestro canal en Youtube como un elemento clave

Eso significa cuidarlo tanto o más de lo que cuidamos nuestra página en Facebook o nuestra cuenta en Twitter. Aquí también vamos a tener seguidores (en este caso suscriptores) a los que hay que cuidar.

b) Mantener vivo el canal con actualizaciones diarias

Podemos compartir vídeos hechos por nosotros, pero también contenido externo. Elaborar listas por temas para que el suscriptor no se pierda. Ten en cuenta que el ciclo de vida de una publicación en Youtube es muchísimo más largo que el de una publicación en Twitter o Facebook.

Si en estas redes se cuentan por horas, un vídeo en Youtube necesita unos días para llegar a su máximo de audiencia. Esto implica que no tienes por qué publicar un vídeo propio al día, pero no deberías de publicar menos de uno por semana. La enorme ventaja de Youtube es que, a no ser que el vídeo toque temas muy de actualidad, la duración de ese vídeo puede ser de meses o años.

c) Monitorizar los resultados de la estrategia en Youtube con Analytics

Ojo, no hablamos de Google Analytics, sino de la herramienta de seguimiento nativa de Youtube. Ofrece muchísima información sobre el alcance de tus vídeos, fuentes de tráfico, procedencia geográfica, el perfil de los visitantes, las tasas de abandono segundo a segundo… lo que te permitirá ir corrigiendo tu estrategia en Youtube en función de la aceptación de los vídeos que publiquen y si llegan o no al público objetivo al que querías que llegaran.

d) Interactuar con el público

En Youtube puedes hacerlo por partida doble: desde el propio vídeo (en cualquier momento puedes insertar un enlace en pantalla, por ejemplo) como desde los comentarios. Además, lo que mucha gente pide a gritos en Facebook, el famoso botón de “no me gusta”, en Youtube viene de serie.

Del mismo modo, si estableces una buena comunicación con tus suscriptores, puedes pedirles que te digan ellos mismos sobre qué temas les interesaría mas que hablaran tus vídeos, o establecer un sistema de vídeos bajo petición.

e) Interactuar y conversar en otros canales

La herramienta de comentarios de Youtube te permitirá, como ya haces en las redes sociales habituales, hacer comentarios en vídeos de terceros, e incluso responder a un vídeo con otro vídeo. Todo esto partiendo de líneas estratégicas básicas que se supone que ya has definido previamente en tu estrategia de redes sociales.

Ni es caro ni te consume mucho más tiempo: de hecho un videoblog (como el nuestro), superado el pánico inicial a la cámara, es más sencillo y más rápido de hacer que un blog. Si a esto le añades la posibilidad de crear eventos, retransmitir en tiempo real y la corrección automática de la imagen, incluso la posibilidad de realizar labores simples de edición en su propio sistema, no hay excusa para que no tengas una estrategia en Youtube para tu marca que te puede dar más de una alegría, tanto como fuente de ingresos en sí misma como encaminando tráfico hacia tu web.

Imagen: JuliusKielaitis / Shutterstock.com

Shares