Copiar enlace

Gracias al gran volumen de información que genera y a su carácter transversal en la actividad económica, la logística es uno de los sectores con una aplicación más clara e inmediata de lo que conocemos como Big Data. Este concepto define un volumen masivo de datos que, por su dimensión y complejidad, no pueden gestionarse mediante herramientas convencionales y requieren de tecnologías avanzadas que sean capaces de interpretar tanto “datos estructurados” como “no estructurados” (textos de correos electrónicos, búsquedas en Internet, dispositivos GPS, comentarios en redes sociales, imágenes, videos, etc.).

La interpretación de datos masivos nos permite realizar análisis más exhaustivos y certeros de la actividad de una compañía, de modo que nos garantizan no tener que depender únicamente de la experiencia y la intuición a la hora de tomar decisiones. En gran medida, nos permiten anticipar lo que puede ocurrir en el futuro, para prevenir incidencias, ofrecer un mejor servicio y, al final, optimizar la productividad”, explica David Niñoles, Chief Data Officer de GLS Iberia.

Eficiencia logística

La logística es uno de los ámbitos en los que se ha extendido de forma más generalizada la inversión en Big Data, ya que permite interpretar y gestionar con mayor eficiencia uno de los procesos más complejos de la cadena de valor y en el que intervienen más factores, internos y externos.

Un buen ejemplo es el caso de GLS Spain, empresa líder en paquetería y mensajería, que cuenta con una cadena de suministro completamente digitalizada. De este modo, cada uno de los procesos y protagonistas de esta cadena se convierte en fuente 

automática de datos: el sistema de registro de entrega, recogida y devolución de paquetes; la tecnología avanzada de análisis y clasificación que se utiliza en los hubs; los vehículos de reparto; o el uso cotidiano de las apps desarrolladas específicamente por GLS Spain para sus usuarios (My GLS) o su equipo de repartidores (Delivery App). 

Una mujer con paquetes logísticos, para hablar de Big Data en el sector logístico.

A nivel general, la recopilación e interpretación de la información recogida por todas estas fuentes permite a GLS Spain aplicar medidas de mejora continua en la cadena, ya sea mediante la identificación de incidencias recurrentes o el análisis de patrones de conducta de sus usuarios. Por ejemplo, la app My GLS permite a los destinatarios de un paquete modificar en tiempo real las preferencias de entrega, una información de gran valor para optimizar las rutas de transporte y contribuir a la reducción de emisiones. Además, con la utilización de los datos se puede realizar una predicción y comunicar al destinatario una franja estimada de entrega de su paquete basado en el histórico de entregas de dicha ruta.

Mejora de la experiencia de los clientes

Otra fuente de datos clave para GLS Spain es la métrica Net Promoter Score (NPS), que permite conocer el grado de satisfacción de los usuarios después de solicitar uno de sus productos o servicios (realizar o recibir un envío, gestionar una devolución, etc.). Gracias a la información que se extrae con esta herramienta, se identifican aspectos de mejora y nuevas necesidades de los usuarios, así como se potencian y ponen en valor los ámbitos mejor puntuados. 

El análisis conjunto de todos los indicadores redunda en una mejora de la experiencia de los clientes, mediante el desarrollo de acciones a medio y largo plazo: de la optimización de la cadena de suministro para potenciar los servicios más populares a la ampliación del portafolio para adaptarlo a la demanda real. O, incluso, la opción de ofrecer información personalizada al usuario (si una entrega se ha hecho con un vehículo sostenible o por parte de uno de los Centros Especiales de Empleo), contribuyendo a mejorar la percepción e imagen de marca y fidelizar a los clientes. Como compañía proveedora de servicios, todos los clientes directos e indirectos de GLS Spain disfrutan de las ventajas de la aplicación de macrodatos a la operativa diaria. Por su volumen, en la actualidad destacan los beneficios vinculados al ámbito del eCommerce.

Impacto financiero y estratégico

Además de la optimización de la cadena logística y la mejora de la experiencia del cliente, la gestión adecuada de la información tiene mucho más alcance: a nivel financiero, puede llegar a impactar de forma significativa en la cuenta de resultados, gracias a la reducción de costes derivada de la optimización de procesos y la mejora de la productividad; a nivel estratégico, permite detectar y aprovechar nuevas oportunidades de negocio, desarrollar la gestión del talento o incluso revolucionar un sector. “El correcto uso de la información nos ayuda a transformar la compañía y, con ello, a ser impulsores de la transformación de la industria”, señala David Niñoles.

El Big Data se ha consolidado plenamente como un recurso de primer orden para compañías de cualquier dimensión, tanto multinacionales como pymes. La tecnología ya está al alcance de todos y la única duda que nos plantea es dónde se encuentra el límite de estas herramientas de gestión e interpretación de datos. Todavía más, cuando multiplican sus capacidades y funciones con innovaciones como el machine learning o la inteligencia artificial.

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram

Escribir comentario

¡Mantente al día!