Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

La creación de nuevos métodos de comercialización y nuevos canales de marketing no significan que los canales tradicionales vayan a desaparecer. Y aunque tu nueva aplicación móvil se lleve de maravilla con esos nuevos canales, también lo puede hacer perfectamente con los tradicionales. ¿Qué estrategias de marketing podemos usar para unir estos dos mundos?

1. Tira del marketing tradicional: crea anuncios para televisión

Uno de los métodos de comercialización que funciona a la perfección es la creación de anuncios para televisión que muestren la aplicación en acción. Los consumidores pasan alrededor de cuatro horas al día viendo televisión, y cada vez más ese tiempo lo pasan con sus teléfonos móviles en la mano. Así que no hay nada mejor que, si tu empresa tiene dinero suficiente, utilizar parte de tu presupuesto en mostrar tu aplicación en esa ventana. Si el anuncio es lo suficientemente “convincente” es más sencillo que llame la atención y el consumidor se decida a descargar la aplicación. Mira por ejemplo los anuncios de los Candy Crush y similares, de whatsred o el de La nevera roja.

2. Utiliza tu aplicación para hacer interactivos tus publicaciones impresas

Sin lugar a dudas, el mayor problema de los medios impresos es que no son interactivos. Pero es posible utilizar una aplicación móvil para convertir dichas publicaciones (revistas, folletos, etc…) en servicios interactivos. Añade una capa de interacción a tu material impreso para así darle valor añadido. Puedes cumplimentar la información dada de forma impresa (que, no olvidemos, tiene unos costes mucho más altos) con elementos multimedia (vídeos, audios, etc…) dentro de la aplicación. Por ejemplo, la compañía sueca Ikea utiliza su aplicación móvil para cumplimentar la información de su ya mítico catálogo de papel.

3. Utiliza la aplicación para agregar funcionalidad a tus anuncios impresos

La publicidad en papel es cara y tampoco es interactiva, por lo tanto es muy limitada en su capacidad para conseguir mostrar al cliente toda la información de nuestros productos. Hacer que el usuario se interese por nuestro producto será la función del anuncio impreso, pero conseguir vendérselo (mostrando con detalle todas sus carácterísticas) será la función de nuestra aplicación. O aún mejor, intenta que ambos sistemas interactúen de alguna forma, como por ejemplo consiguieron en Nivea el pasado año con el siguiente sistema:

En resumen, las aplicaciones móviles pueden convertir a los canales tradicionales en sistemas mucho más interesantes y atractivos, mejorando la calidad de tu comercialización, si sabes usar un buen marketing para promocionarlas.

Shares