Facebooktwitterlinkedin

En España somos muy dados a tomar las costumbres ajenas: un ejemplo de ello es el Black Friday, una iniciativa nacida en Estados Unidos coincidiendo cada año con la celebración de acción de gracias y que ha pasado de ser una oferta puntual a una fecha estratégica en el calendario de cualquier comercio para sus intereses a lo largo del año. 

El origen en términos generales es poder facilitar en Estados Unidos las compras de la vida a los usuarios ofreciendo grandes descuentos antes de que comience la campaña navideña. Sin embargo, lo que era un día (“Black Friday”) ha pasado a ser una semana… o incluso a extenderse durante todo el mes de noviembre.

Es más: en un contexto como el que estamos de pandemia mundial y con la consiguiente bajada de los ingresos de las tiendas físicas, este Black Friday 2020 se presenta como una gran oportunidad o tabla de salvación para aquellos comercios que están empezando o que simplemente han sufrido una caída en sus ventas. En cualquiera de los casos, seguramente te vendrán bien algunos de los consejos que veremos a continuación.

La mitad de las pymes y autónomos cree que su supervivencia depende de las ventas del último trimestre

Planificación

Como en cualquier otra campaña, lo importante es tener claro qué vamos a hacer antes de poder ejecutarla. Medir los tiempos es fundamental y más aún en entornos online, donde podemos tomar decisiones y medidas correctoras sobre la marcha. ¿Optaremos por una estrategia agresiva desde el primer momento? ¿Optaremos por ir “soltando” las ofertas progresivamente? ¿Voy a enfocarme a un único día? ¿Extenderé las ofertas durante más tiempo? ¿Qué voy a dejar para el CyberMonday? Todas estas preguntas deben quedar resueltas antes de ejecutar cualquier acción. 

El producto

¿Qué vamos a ofrecer? ¿En qué condiciones? ¿Con qué valor añadido? Uno de los errores que suelen cometer los emprendedores es ofrecer sus productos con unas condiciones muy similares a las que tendrían el resto del año. Sin embargo, se trata de un momento de compra que el usuario ya ha interiorizado y del que espera tener una ventaja significativa del componente precio.

Por tanto, debemos evitar caer en errores de subir los precios antes para bajarlos después durante el periodo de oferta -algo que nos hará perder credibilidad-, y plantear acciones que realmente si merezca la pena respecto a otras épocas del año o incluso rebajas. En este caso, tendremos que tener en cuenta la diferencia entre si ofrecemos productos o servicios, ya que nuestro poder de negociación será diferente en cada uno de los casos, así como si somos fabricantes o distribuidores de terceros.

Inversión publicitaria

La mayor parte de las plataformas publicitarias que podemos utilizar a día de hoy (Google ads, Facebook/Instagram Ads …) se basan en sistemas de puja, lo cual significa que, cuando hay una mayor demanda, el precio por lo general suele subir de forma proporcional: es una relación directa.

¿Esto qué significa? Por defecto, si queremos anunciarnos durante la campaña de Black Friday, navidades, rebajas de verano o similar, nos encontraremos con que los precios de esa publicidad subirán en comparación con los costes habituales de una campaña que tengamos operativa. Por tanto, antes de tomar cualquier tipo de acción, es importante tener esto en cuenta para ver cómo puede afectar a nuestra estrategia de pricing: si nuestro coste de adquisición sube, probablemente no podamos llevar a cabo ofertas tan agresivas como nos gustaría.

Estrategias de marketing más allá de la publicidad

En línea con lo anterior, y teniendo en cuenta el presupuesto que tradicionalmente podemos manejar, se hace cada vez más necesario tirar de acciones más creativas o cuyo coste no esté sujeto a la inflación del momento.

En este sentido, apostar por nuestra propia comunidad puede ser un buen punto de partida: ¿Tienes una lista de distribución de correo electrónico? ¿grupos de WhatsApp de clientes? ¿te has planteado hacer campañas de marketing por sms? ¿Has trabajado tu red de contactos profesional de LinkedIn? Todos estos canales pueden ayudarnos a un coste mucho menor que la publicidad directa conseguir nuestros objetivos.

La postventa

Este es un aspecto que normalmente solemos descuidar en fechas de movimiento excepcional de mercancías y que puede llegar a suponer un auténtico quebradero de cabeza: de nada sirve haber vendido o haber incrementado nuestra facturación si posteriormente no podemos entregar esos productos en el tiempo y plazos acordados.

Es aquí donde un papel muy importante en el hecho de contar con partners logísticos de confianza, y prever las posibles demoras que puedan surgir respecto a los tiempos habituales de entrega: si no avisamos al usuario de que pueden surgir retrasos en la entrega de sus pedidos, podemos generar un problema de reputación y una pérdida de confianza que no vamos a poder recuperar en el corto plazo. 

Conclusiones

Planificación, producto, precio, publicidad, marketing y logística son los grandes pilares sobre los que debe sustentarse cualquier campaña de Black Friday en 2020. Espero que estas líneas sirvan para ayudarte a definir tanto esta campaña como próximas campañas que vengan, ya que su aplicación es transversal a cualquier otro momento del año.

Imagen: Depositphotos

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram

Escribir comentario

¡Mantente al día!