Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

Reconozcámoslo. Cuando hablamos de leyes, muchas empresas suelen reaccionar con lentitud y algo de inoperancia ante cualquier cambio que se produzca. ¿Recuerdas lo que sucedió el año pasado, cuando se implantó la nueva Ley General para la Defensa de los Consumidores?

Después de un año de advertencias, algunos de los representantes de la eCommercesfera española se encontraron con que el momento de aplicación de la normativa había llegado, y sus tiendas online todavía no se habían adaptado a sus exigencias. Con semejante panorama es dificil pensar cuál será su reacción ante un nuevo cambio en la normativa del eCommerce, esta vez, llegado desde Europa.

De ahí que hablemos de que las adaptaciones legales son los verdaderos retos del eCommerce.

Retos del eCommerce: Una nueva ley con dos cambios fundamentales

Con el comienzo del nuevo año, los eCommerce europeos deben comenzar a adaptarse a una serie de nuevas regulaciones llegadas desde Bruselas, y que afectarán a las tiendas españolas en, básicamente, dos ámbitos fundamentales:

IVA

A partir del pasado 1 de enero, las ventas realizadas dentro de la Unión Europea deben ir acompañadas del tipo de IVA que corresponda al país de la Unión Europea donde resida el consumidor. Hasta ahora, el IVA aplicado dependía del país desde el que se prestaba el servicio. Este cambio será uno de los retos del eCommerce, pues supondrá un esfuerzo por parte de las empresas a la hora de llevar a cabo la gestión de las facturas procedentes de su actividad online.

Factura electrónica

A partir del 15 de Enero de 2015, las empresas de comercio electrónico de Europa deberán emitir factura electrónica a todos los clientes que lo soliciten expresamente en el momento de la compra, así como a aquellos que acepten recibirla. Un cambio menor, pero que puede coger con el paso cambiado a las empresas que no estén al tanto de la nueva normativa.

¿Cuál es la razón de este cambio?

En especial, la nueva normativa en relación al IVA parece estar orientada a compensar las situaciones de privilegio que hasta ahora disfrutaban muchos grandes eCommerce de Europa, que aprovechaban las diferencias en materia tributaria de los países miembros para escoger la localización que más convenía a sus intereses. A partir de ahora, todas las tiendas online que vendan en un país contarán con las mismas condiciones de partida (al menos, en materia de IVA).

¿Y tú? ¿Has superado estos retos del eCommerce en materia legal? ¿Estás ya adaptado?

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram