Facebooktwitterlinkedin

El Black Friday se ha convertido en una de las fechas más esperadas del año. En contra de lo que muchos aún puedan pensar, este período de rebajas y promociones exclusivas no se circunscribe de forma exclusiva, como ocurrió en sus inicios, a los artículos de consumo. Hoy no existen restricciones si de lo que se trata es de identificar interesantes oportunidades del Black Friday. Más allá de los artículos de consumo como ropa o electrodomésticos, su rastro alcanza otros segmentos tradicionalmente menos asociados como los productos de salud, o la cosmética.

Historia del Black Friday

Su origen se remonta a los almacenes Macy’s en Nueva York. Este establecimiento fue oficialmente el primero que introdujo los primeros descuentos en su stock el día después de Acción de Gracias. El objetivo principal que su dueño, Fred Lazarus, trazó, fue amplificar el volumen de ventas después de una de las crisis económicas más importantes del siglo XX: El crack del 29. Lazarus identificó un momento propicio para habilitar un período de rebajas pues, al fin y al cabo, se trataba de una fase pre-navideña y en la que la mayor parte de los usuarios tendrían cierta predisposición al consumo. Tras reunirse con el presidente Roosevelt logró hacer un cambio que marcaría un antes y un después en el ámbito del comercio: La reprogramación de Acción de Gracias una semana antes y a un mes de las navidades.

De forma gradual, otros comercios fueron adhiriéndose al movimiento e introduciendo períodos de rebajas. Poco a poco, acabó por convertirse en una tendencia que se extendería al resto de Estados Unidos. Estas promociones acapararon la atención contra todo pronóstico y dieron paso a grandes aglomeraciones y colas infinitas. Dicho fervor consumista acabó materializándose también en un impacto social. En 1961 los agentes de policía de Philadelphia, tras varios caóticos tumultos en las calles ocasionados por las rebajas, bautizaron a esta popular fecha en ‘El viernes negro’.

En un principio, dicha denominación no fue bien acogida, especialmente por el sector comercial pues iba asociada a inevitables connotaciones negativas. No obstante, catorce años después, acabó por imponerse cuando el mismo The New York Times la utilizó en una de sus portadas. Podemos decir que ese fue un punto de inflexión desde un punto de vista terminológico y, en cierto modo, el inicio de una expansión sin precedentes.

El Black Friday se ha integrado a nivel cultural y de forma generalizada

La tradición del Black Friday no sólo ha sobrepasado fronteras geográficas. No tenemos más que echar un vistazo a España y al resto de Europa, donde se ha integrado a nivel cultural y de forma generalizada. En realidad, dicho alcance ha ido más allá del ámbito cultural para convertirse en un símbolo transgeneracional y globalizado. Su alta efectividad a nivel publicitario le ha llevado a introducirse como un reclamo de masas dentro de las plataformas online de cualquier sector de actividad.

En la actualidad constituye una pieza clave en las estrategias comerciales de gigantes como Amazon pero no es un instrumento exclusivo de grandes conglomerados. El propio proceso de digitalización y la democratización de la información inherente a este le ha posicionado como una pauta de captación escalable y plenamente instaurada en los modelos de negocio más humildes. 

Mejores resultados del Black Friday por años y países

El viernes negro se alza como el día del año que acumula un flujo comercial más exacerbado dentro del eCommerce y, según los datos disponibles, en el futuro las cosas no cambiarán demasiado.

Según un informe elaborado por Netquest, el Black Friday de 2020 ha sido, hasta la fecha, el que mayor impacto ha tenido en España. En parte, por el contexto generado de forma indirecta por la crisis sanitaria global y lo que todo ello supuso para el auge del comercio online. 

En 2020 el porcentaje de españoles que recurrió al eCommerce entre el 9 y el 30 de noviembre creció en hasta un 80,62%. Algo que, en parte, también estuvo motivado por una duración considerablemente superior a la esperada. No fueron pocas las tiendas que decidieron ampliarlo a períodos mucho más amplios que se extendieron durante varias semanas. 

Con el paso del tiempo su propagación ha hecho que su presencia alcance otros segmentos del mercado. Si bien en un principio su alcance estaba relativamente restringido, hoy abarca prácticamente todo tipo de artículos y especialidades, incluyendo todo tipo de servicios.

En Francia, por ejemplo, las ventas online crecieron en un 40% entre el 1 y el 7 de noviembre. En Alemania, la compra de artículos que se clasifican dentro de la categoría ‘Estilo de vida’ creció en un 190% y el de Electrónica hasta en un 181%.

Black Friday en 2022: Cuándo se celebrará

Este año, su celebración en España está fechada para el próximo 25 de noviembre. No obstante, tal y como hemos podido ver durante los últimos años, la mayoría de comercios no limitarán sus acciones a un día específico. Encontraremos ofertas de vísperas, es decir, una antesala de promociones que, más tarde, será complementada a una liquidación después de la jornada central, en forma de ofertas residuales. 

Es muy probable que muchas marcas opten por lanzan precios no tan rebajados una semana antes con la intención de captar la atención de aquellos compradores que quieren garantizarse la disponibilidad de un producto o servicio o, simplemente, que desean evitar entornos masificados y largas colas o retrasos (ya sea en el contexto online como en los establecimientos físicos).

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram

Escribir comentario

¡Mantente al día!