Tiempo de lectura: 1 minutos
Shares

GLS ha integrado a Italia, Portugal, Finlandia y Bulgaria en su servicio internacional FlexDeliveryService. De esta forma, 21 países están ahora conectados entre sí, permitiendo que, una vez realizadas las compras online transfronterizas, los destinatarios tengan la posibilidad de adaptar las entregas a sus preferencias. 

La solución permite a los propios compradores decidir dónde y cuándo recibirán su paquete: elegir una nueva fecha u ordenar la entrega en otra dirección además de la posibilidad de recoger su pedido online en un ParcelShop (punto de conveniencia) de los más de 20.000 en toda Europa. Las opciones de entrega son específicas en cada país.

Flexibilidad, agilidad y presencia internacional, claves a la hora de elegir un partner logístico para tu eCommerce cross border

«La integración de otros cuatro países a los mercados ya interconectados por el servicio de entrega flexible marca un nuevo hito de nuestro FlexDeliveryService a escala europea», explica Anne Putz, Head of Communication & Marketing del Grupo GLS. «Las tiendas online y sus clientes, en particular, se benefician de este servicio ya que realizar la entrega de acuerdo con la elección hecha por el destinatario, complementa la experiencia de compra internacional».

Países interconectados por el FlexDeliveryService:

  • Austria 
  • Bélgica 
  • Bulgaria 
  • República Checa 
  • Alemania 
  • Dinamarca
  • España 
  • Finlandia 
  • Francia
  • Croacia 
  • Hungría 
  • Irlanda 
  • Italia 
  • Luxemburgo
  • Países Bajos
  • Polonia 
  • Portugal 
  • Rumanía 
  • Eslovenia 
  • Eslovaquia
  • Reino Unido 

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram