Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Just Eat es una empresa internacional dedicada a la venta de comida a domicilio a través de Internet. Con origen en Dinamarca, esta compañía fundada en 2001 gestiona los pedidos online de decenas de miles de restaurantes de todo tipo en diez países de toda Europa, además de India, Brasil y Canadá. En nuestro país cuenta con más de 2.500 restaurantes adheridos, que generan alrededor de 65.000 pedidos mensuales. Con el lanzamiento de su app, disponible para Android (agosto de 2013) e iOs (noviembre 2013), sus responsables han tratado de acercar al máximo la posibilidad de realizar un pedido online a sus posibles (y hambrientos) clientes. El resultado ha sido discutible.

JustEat app: apetecible, pero no apetitosa

La aplicación de JustEat tiene, a primera vista, buena pinta. Pero en cuanto comienzas a escarbar un poco en lo que ofrece y, sobre todo, lo que podría ofrecer, la valoración comienza a bajar. Geolocalización, valoraciones, mapas, interacciones con los usuarios, imágenes… Demasiados aspectos a mejorar para considerarla una app óptima.

Tu comida, a un código de distancia

Para comenzar a utilizar la app de Just Eat no necesitarás registrarte ni seguir ningún proceso complicado. Simplemente tendrás que escribir un código, pero… ¿cuál?

La aplicación no dispone de geolocalizador en su versión Android, con lo que si perteneces al 80% de usuarios del sistema operativo del simpático robot, la única forma de poder comenzar a buscar restaurantes cercanos a tu posición es ayudarle introduciéndola tú. Pero no podrás escribir una dirección, ni el nombre de una calle, de un barrio o de una ciudad. Aunque escribas “Giralda”, la app no sabrá que estás en Sevilla a menos que escribas los cinco dígitos del código postal del barrio sevillano en el que te encuentres. Todo un problema para aquéllos que están de paso, de viaje, de turismo o, sencillamente, no recuerdan su código postal.

Elige tu menú desde la palma de la mano

Una vez introducido el código, aparecerán en pantalla todos los restaurantes disponibles para tu zona, con tan dos opciones de filtrado: “tipo de comida” y la muy genérica “ordenación” (por relevancia, valoración o alfabética). Una forma sencilla de escoger a tu proveedor gastronómico, que se presentará mediante una semicompleta ficha que incluye la carta, el pedido mínimo, si tiene o no reparto a domicilio y una extrañísima valoración con seis (!!) estrellas. Una ficha fácilmente mejorable incluyendo fotografías, direcciones, mapas, teléfonos de contacto y… el texto de las valoraciones de los usuarios.

En todo caso, una vez que escoges tu plato (a ciegas, porque las cartas de los restaurantes no incluyen imágenes), la aplicación sigue un desarrollo lógico y sin demasiados sobresaltos hasta el pedido final , que deberás pagar a través de tarjeta de crédito o en metálico en el momento de la entrega, siempre después de haber completado tu registro. Unos cuantos minutos después tendrás a un mensajero llamando a tu puerta con tu pedido.

La app de Just Eat puede descargarse gratis aquí para dispositivos Android o iOS

¡Buen provecho!

Shares