Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

Sí. De nuevo surgen controversias entre el servicio de mensajería WhatsApp y la nación brasileña. En el Estado de Sergipe, un juez ordenó a los proveedores de telecomunicación brasileños a bloquear WhatsApp el día 2 de mayo por una disputa sobre el acceso a datos encriptados.

La razón de la nueva suspensión de WhatsApp en Brasil

El nombre del juez es Marcel Montalvao, el cual ordenó a WhatsApp en Brasil (o más concretamente, a Facebook) a entregar los archivos de conversaciones referentes a una investigación penal relacionada con drogas y narcotráfico. Por supuesto, WhatsApp argumentó no poder entregar ese tipo de información debido justamente a que tiene un cifrado end-to-end.

De acuerdo con la empresa, los servidores de WhatsApp en Brasil sólo se utilizan con el fin de entregar los mensajes, pero una vez entregados no permanecen en ellos.

Durante la suspensión temporal de WhatsApp en Brasil, aplicaciones como Telegram o iMessage incrementaron su uso, como métodos de comunicación alterna ante la imposibilidad de utilizar la app. La suspensión temporal afectó a los más de 100 millones de usuarios brasileños, y ésta no es la primera ocasión en la que Montalvao está inmerso en algún tipo de conflicto con WhatsApp.

Ya en marzo de este año, el mismo juez ordenó el arresto de VP de Facebook para Latinoamérica, Diego Dzodan. Éste pasó la noche en prisión porque las autoridades brasileñas exigen a Whatsapp que dé datos de conversaciones relacionadas con delitos que están investigando.

La guerra por la privacidad de datos

Sin duda alguna, el 2016 se está llenando de batalles legales entre los cuerpos gubernamentales y los sistemas o empresas de tecnología y mensajería. Como recordarás, Apple protagonizó otra disputa recientemente con los Organismos de Justicia de EEUU, en donde éstos instaron a Apple desarrollar una puerta trasera a su sistema y así acceder a los datos que les interesa, en relación al dispositivo del responsable del atentado de San Bernardino.

Las disputas, prácticamente, giran en torno a la aparente negativa de empresas como Apple en EEUU o WhatsApp en Brasil a negar a información a los cuerpos gubernamentales; sin embargo, en el caso de WhatsApp no es propiamente que no se quisiera entregar la información, sino que no hay forma de hacerlo.

Por lo pronto, algo innegable es que la degradación de los sistemas de estas empresas daría paso abierto para que las autoridades hagan uso a diestra y siniestra de la información, lo que pondría en peligro a muchas personas y se jugaría con su privacidad.

 

Imagen: ShutterStock
Shares