Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

El vídeo se ha convertido en una de las vías fundamentales a través de las cuales nos comunicamos en Facebook. Aunque es Youtube el que sigue liderando el consumo de vídeos online, los vídeos de Facebook se han ido convirtiendo en los últimos años en un canal importante con el que llegar al usuario o consumidor. Los datos, procedentes de un estudio de la agencia norteamericana MEC Global Media hablan claro: a diario, reproducimos 8.000 millones de vídeos en Facebook.

¿La novedad? Un 85% de ellos se visualizan sin sonido. Los muros de los usuarios se llenan de contenidos en vídeo en los que no se hace necesario activar el audio para comprenderlos. Por ello, los creadores se centran principalmente en la imagen de sus vídeos de Facebook. Te lo cuenta Rubén Bastón (con sonido, eso sí) en este vídeo:



El reto de enganchar con los vídeos en Facebook sin sonido

La red social de Zuckerberg cuenta como una reproducción cada vez que se superan los tres segundos de visionado. Para atraer la atención del usuario durante este lapso de tiempo se hace fundamental jugar con la imagen y el texto superpuesto sobre el vídeo (por ejemplo, frases cortas que describen el contenido de la imagen). Más o menos el procedimiento ha sido el de captar la atención de inmediato. Pero mientras que los tres primeros segundos son críticos, el vídeo también tiene que ser diseñado para captar la atención sin sonido.

Pero, ¿qué implican estas conclusiones sobre los vídeos en Facebook?

¿Qué implican estas conclusiones acerca de las reproducciones sin sonido? Básicamente que los medios de comunicación deben proporcionar una reproducción más cómoda para sus vídeos en Facebook  y captar la atención del usuario hasta el final del contenido.

Pero también la publicidad ha apostado por adaptarse al vídeo sin audio, y parece que, lejos de afectar a la intención de compra o al reconocimiento de marca, estos vídeos están funcionando. Tal y como explicó Noah Mallin, Head of Social en MEC Global Media, “Que los vídeos en Facebook se reproduzcan sin sonido no significa que consigan un menor engagement”. Estudios llevados a cabo por la agencia afirman que magnitudes básicas como la intención de compra no se ven afectadas por el hecho de que el usuario vea el vídeo con o sin sonido.

Queda claro, en todo caso, que los hábitos de consumo están cambiando, y las marcas deben tirar de la creatividad para dar respuesta a las demandas del usuario. El vídeo sin audio podría convertirse en una opción recurrente.

¡Mantente al día!

Recibe los mejores contenidos de marketing digital y comercio electrónico en tu email.

Acepto recibir comunicaciones comerciales perfiladas conforme a la política de privacidad de Iniciativas Virtuales.

Escribir comentario