Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Twitter ha bloqueado al gobierno el acceso directo a su base de datos de tweets al descubrir que podía acceder a ella desde hace más de dos años. Así, el gobierno de EEUU ya no puede espiar las conversaciones de los usuarios de Twitter como podía venir haciendo hasta ahora, o al menos no con tanta facilidad, ya que los datos públicos seguirán siéndolo para todos. Llega un nuevo conflicto: Twitter contra EEUU.

Cómo recibía el Gobierno de EEUU la información y qué sucede ahora

Dataminr es una herramienta que analiza millones de tweets diariamente buscando relación con fuentes de noticias para vender información a corredores de bolsa y empresas varias. Así fue cómo ayudó a encontrar tweets que se relacionaban con los ataques terroristas a Bruselas dando esta información 10 minutos antes a servicios de inteligencia estadounidenses que al resto de usuarios.  También alertó a Estados Unidos de los ataques terroristas en París poco después de que iniciaran.

Dataminr llevaba dos años colaborando con el gobierno estadounidense, dándole información relevante en base a su registro de tweets. Twitter nunca autorizó a la empresa a vender sus datos con fines de vigilancia a agencias gubernamentales, aunque la empresa sí lo hizo. Así Estados Unidos tenía acceso a alertas de ataques terroristas, disturbios políticos y otros eventos publicados en Twitter. Por ello, la red social ha decidido bloquear el acceso a este servicio.

Ni la empresa especializada en análisis de información Dataminr que proveía a los Estados Unidos ni Twitter han confirmado los detalles de forma pública, aunque funcionarios del departamento de inteligencia han dado su confirmación al respecto. Están descontentos con esta decisión y esperan que la empresa lo reconsidere.

Tal y como declaró a The Wall Street Journal John C. Inglis, ex director adjunto de la Agencia de Seguridad Nacional, “si Twitter niega el acceso al Gobierno pero venden los datos en el sector privado, la medida puede considerarse hipócrita”. Algunos expertos consideran que esta nueva evolución del conflicto podría tener graves consecuencias.

Curiosamente, Twitter tiene una participación del 5% en Dataminr, y es la única empresa a la que autoriza a acceder en tiempo real a sus base de datos de tweets públicos y venderlos a clientes, pero no quiere que cedan esta información a agencias de inteligencia con fines de vigilancia.  Así, el gobierno de Estados Unidos no tendrá más derecho a información de forma privilegiada, aunque podrá acceder a sus datos públicos por su cuenta como cualquier usuario.

Empresas digitales Vs Gobiernos

La relación entre empresas digitales y los gobiernos ha empeorado en los últimos meses, con casos tan conocidos como el de Apple contra el FBI o WhatsApp contra las autoridades brasileñas. Ahora es Twitter contra EEEUU, veremos cuál será el próximo.

 

Imagen: ShutterStock

Shares