Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

El comercio electrónico está en auge y cada día se mueven millones de paquetes que van de un lado al otro del mundo con dirección al cliente que ha efectuado su compra a través de internet con anterioridad. Porque el boom de internet y el auge de la nuevas tecnologías liderada por los nuevos dispositivos móviles, han elevado el número de transferencias de productos online a unos límites difíciles de imaginar años atrás.

Sólo en España la facturación del pasado 2016 alcanzó los 24.185 millones de euros al año, con las agencias de viajes y las aerolíneas a la cabeza, lo que supone un incremento del 21% con respecto a 2015. Y todo hace indicar que estás cifras seguirán incrementándose con el paso de los años porque comprar a través de internet está de moda. Principalmente por la facilidad que supone hacer una compra con un Smartphone y por su velocidad: porque comprar cualquier material en Estados Unidos y tenerlo en menos de una semana en casa es una realidad en pleno siglo XXI.

Sistemas de almacenaje en eCommerce

Este rápido transporte desde el punto de venta hasta el cliente, que puede estar a miles de kilómetros, lleva consigo una gran labor de logística que las empresas especializadas e-commerce suelen subcontratar o en otras ocasiones se hacen cargo del almacenaje de los materiales. Porque ahí surge una buena pregunta: ¿Cómo es el gran sistema de almacenaje de las grandes empresas de comercio electrónico?

Para que no reine el caos, lo principal es una buena organización dentro del almacén y tener claros los objetivos a los que puede aspirar la empresa en cuestión. Si se prevé que el volumen de ventas aumente a corto plazo sería una osadía tener un lugar pequeño, y si la sociedad en cuestión no tiene grandes beneficios sería un despilfarro de dinero tener un habitáculo para los materiales de grandes dimensiones.

Una vez establecidos los parámetros de nuestro porcentaje de productos y espacio para almacenarlo, es algo casi obligatorio que estén bien definidas las secciones dentro del almacén como por ejemplo puede ser el área de almacenaje, área de materiales o área de manipulación.

Factores a tener en cuenta

Dentro del área de almacenaje, hay que tener en cuenta la amplitud de los pasillos, la capacidad que tienen en las estanterías así como todas las estructuras dentro del almacén. Para ello también será indispensable tener un buen proveedor de equipamiento para almacenes, como por ejemplo Kaiser Kraft, que pueda proporcionar carretillas de transporte, apiladoras, estanterías o sistemas modulares de creación de espacios.

Aquí hay varios aspectos a tener en cuenta, entre ellos la preparación de pedidos orientados al picking de pedidos de pequeña envergadura. Por picking se entiende el proceso de recogida de material realizado a partir de la extracción de unidades o conjuntos empaquetados de una unidad superior. Dentro del almacenamiento también es muy importante asegurar que el packing o empaquetado, sea de alta calidad. El packing comprende procesos como el embalaje, etiquetado de productos y servicio de paquetería.

Con todos estos elementos dentro del almacén, en la labor logística es imprescindible tener los productos clasificados por secciones para evitar pérdidas y por consecuencia una mala relación con el cliente. Por ello, será necesario contar con plataformas tecnológicas capaces de integrar la información de stocks, pedidos, devoluciones y más.

 

Imagen: Depositphotos

Shares