Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Las aplicaciones para citas recomiendan que la mayor oportunidad de éxito es ser el primer perfil encontrado. Sheridan “Shed” Simove, un autor, intérprete, locutor y ahora empresario británico creyó que la mejor opción era ser el único, y creó su propia aplicación de citas llamada Shinder, donde es el único partido disponible. Pero no todo ha salido bien ya que se ha presentado una demanda de Tinder contra Shinder

Tinder contra Shinder: la batalla por las citas

Shinder, de acuerdo con su creador, fue construida con el fin de que Shed encontrara pareja (si es que alguna de las usuarias aceptaba salir con él) ¡En el reino de los ciegos, el tuerto es rey!

Pero desafortunadamente al tratar de registrar su aplicación le llegó un aviso de la oficina de propiedad intelectual directamente del gigante Tinder, que se opone drásticamente a la idea de que exista Shinder.

Pero esto no es todo, ya que a esta batalla Tinder contra Shinder se unió también la firma de elevadores Shindler ¡vaya lío!, esto probablemente se suscitó por la similitud con el nombre de la empresa, aunque la firma no ha confirmado su posición. Una carta de sus abogados le pidió abstenerse de entrar en el mercado de elevadores o escaleras automáticas.

A Simove no parece molestarle tanto, ya que asegura que mientras no tenga interés en la industria de los elevadores, no cree que sea una amenaza para Tinder tampoco.

Creo que es un caso de un gigante corporativo mirando a un emprendedor que ve el mundo de manera diferente, siendo punitivocomentó. “Es poco probable que la población femenina deje de usar Tinder y comience a usar Shinder”, y vamos, realmente tiene un punto a su favor con esa declaración.

¿Saldrías con Simove?

La aplicación de Shinder invita a las personas a registrarse por medio de Facebook, y después de responder una sola opción: ¿saldrás con Simove o no?, decide si la cita en potencia es un partido potencial para Shed Simove.

Imagen: Techbook

Imagen: Techbook

Increíblemente, Simove asegura que ha recibido a 150 candidatas y que ya había tenido tres citas desde el lanzamiento de su controversial y por mucho, extraña aplicación. Pero también supo que había otras personas interesadas en crear una plataforma similar para ellos mismos, por lo que decidió registrar la marca, ya que cree que podría haber posibilidades comerciales en su gran invento.

Así que si Simove logra registrar su marca, no es nada difícil que Jane tenga su aplicación Jinder, Pedro podría registrar Pinder y así hasta el infinito. Pero por el momento no ha decidido si será capaz de financiar un caso judicial.

Esta demanda no es el único caso por el que ha atravesado Tinder, la aplicación propiedad de Match Group, demandó  por infracción de derechos de autor a la plataforma británica 3Nder (que se pronuncia en inglés Thrinder) la cual es una app para parejas no monógamas, debido al parecido entre los nombres.

Sin duda deseamos saber en que termina este embrollo y si Shinder logra despegar y comenzar a monetizar su original y egocéntrica idea.

¿Te gustaría tener una app de citas dónde seas el único candidato?

Imagen: TechBook

Shares