Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Los sistemas de inteligencia artificial son cada vez más importantes en el mundo de la empresa para ahorrar costes económicos. El motor de búsqueda Google lanzó la herramienta de software abierto TensorFlow en 2015 y está teniendo un gran éxito comercial. Varias empresas la utilizan para sus procesos, pues resulta de gran utilidad por su versatilidad y nivel de desarrollo.

Ya existían precedentes en 2011 como DistBelief, que realizaba funciones similares, basándose en el sistema de redes neuronales. La necesidad de crear una herramienta con un bagaje de datos mayor y editable, llevó al desarrollo de TensorFlow. Este software está tan extendido que, hoy, es imposible entender el desarrollo de la inteligencia artificial sin su aportación.

En qué consiste TensorFlow

TensorFlow es una biblioteca de código abierto que se basa en un sistema de redes neuronales. Esto significa que puede relacionar varios datos en red simultáneamente, de la misma forma que lo hace el cerebro humano. Por ejemplo, puede reconocer varias palabras del alfabeto porque relaciona las letras y fonemas. Otro caso es el de imágenes y textos que se pueden relacionar entre sí rápidamente gracias a la capacidad de asociación del sistema de redes neuronales. En el programa, se almacenan todas las pruebas y experimentos que se realizaron para el desarrollo de programas y aplicaciones.

La decisión de liberar TensorFlow se tomó en noviembre de 2015, por lo que hoy es posible acceder a esta herramienta libremente y editarla en función de las necesidades. Ya cuando se lanzó, la capacidad de reconocimiento y relación que tenía era superior al 93 % en las imágenes, y su perfeccionamiento a través de la licencia OpenSource ha permitido su uso masivo. Además, también consiguió que en la versión de 2015 el tiempo de procesamiento se redujese a los 0,7 segundos de media. Por lo tanto, se trata de una herramienta que mejoró en capacidad de procesamiento y en rapidez.

Aplicaciones de TensorFlow

Los directivos de Google consideran que TensorFlow puede ser muy útil para las empresas sanitarias, de seguros y automovilísticas. Desde que liberó el código, varias empresas utilizan el software o se han basado en el mismo para desarrollar aplicaciones. El gigante de los seguros AXA ya utiliza el software para predecir (con un 78% de acierto) las posibilidades de que un asegurado cause un grave accidente de coche. Otra aplicación popular derivada del uso de los datos de TensorFlow es el motor de reconocimiento de imágenes DeepDream. Miles de startups e investigadores universitarios apuestan por TensorFlow como base para desarrollar sus propios sistemas de inteligencia artificial.

Además de por altruismo, Google liberó TensorFlow para extender esta tecnología en el desarrollo de aplicaciones en distintos dispositivos. También podemos decir que responde a una estrategia a largo plazo para estar presentes en más dispositivos y plataformas. Una ventaja de la política de Google es que sus competidores, Amazon y Microsoft, se vieron obligados a facilitar herramientas de inteligencia artificial con código abierto. Hoy, ofrecer herramientas de libre acceso de inteligencia artificial es una política de empresa, sobre todo en el sector tecnológico.

La perspectiva es que se siga utilizando este software durante muchos años.

Shares