Facebooktwitterlinkedin

Streamion es una nueva plataforma digital completamente automatizada que integra anuncios de vídeo y animaciones directamente en los streamings en Twitch. Mediante un software de desarrollo propio, Streamion integra anuncios de vídeo en directo, como en la televisión, con métricas medibles como el marketing digital usando para ello los canales de moda en Twitch, como el mejor marketing de influencers.

La publicidad en streamings: ¿la nueva gallina de los huevos de oro?

Las nuevas generaciones probablemente nunca sentirán lo que es alquilar una película en VHS o comprar DVDs de segunda mano para ir mejorando poco a poco tu colección de cine. Cuando las conexiones a Internet mejoraron y el streaming pasó a ser algo realmente práctico, los formatos físicos sólo permanecen por ser objeto de colección. Probablemente nunca desaparezcan del todo, pero la tendencia global en el consumo de contenidos es clara. Pero detengámonos a analizar un tipo de emisiones en streaming en particular: los contenidos en directo.

El directo ha sido siempre la característica más destacada de la televisión. Las películas se disfrutan más en el cine; la música, en la radio; pero el directo es lo que consolidó a la televisión como medio de masas en el siglo XX y principios del XXI. Internet fue quien lo cambió todo y en parte porque ha conseguido replicar la mayoría de los formatos tradicionales de los medios ofreciendo además la interacción con el espectador o el usuario, lo que ha hecho que se haya abierto una brecha generacional en cuanto a los canales de consumo favoritos de la gente.

Si eres de la generación X probablemente te guste ver películas en el cine y sigas disfrutando de la televisión, si eres de la generación Z probablemente consideres que el televisor es simplemente un monitor grande donde reproducir tus apps favoritas, como Netflix, o donde jugar a videojuegos. El 85% de las personas de más de 45 años consume habitualmente contenidos en televisión, pero en los menores de 20 ese porcentaje no deja de caer año tras año, sustituido por el consumo de contenido por internet. Estamos hablando de un cambio de comportamiento generacional que está modificando poco a poco el mundo de la publicidad.

Twitch es la plataforma líder en streamings de internet con 140 millones de usuarios únicos al mes en todo el mundo y un crecimiento del 25% en el último año. Todas las tendencias indican que las audiencias, sobre todo las más jóvenes, se están moviendo hacia este tipo de contenidos cada vez con mayor velocidad. De hecho, el número de horas de consumo medio diario de Twitch es mayor incluso que el de Instagram o Twitter. Sin embargo: ¿este aumento tan enorme de usuarios en los últimos años ha arrastrado una cifra equivalente en cuanto a la inversión publicitaria?

Cuando surgió Facebook en 2004 las marcas tardaron un tiempo en adaptarse al nuevo statu quo. Sus audiencias se habían disgregado en nuevos canales y la publicidad debía hacer lo mismo. Ya no valía con tener una buena campaña en televisión, radio y prensa. Ahora era el turno de Internet y esa evolución, aunque en algunos casos ha tardado, se ha consolidado ya con una mayor inversión en digital que en medios tradicionales en 2019

Con el mundo del streaming en general y el streaming en particular está pasando algo similar que con el auge de las RRSS, las marcas tienen que moverse a un ritmo tan rápido para abarcar todo que no están consiguiendo posicionarse en todas las plataformas y ante todo los públicos que debieran. Sin embargo, en los últimos años han surgido muchas plataformas que ofrecen soluciones sencillas para que los anunciantes alcancen a los públicos jóvenes que han abandonado la televisión tradicional por otros canales.

Streamion: publicidad automatizada en streamings en Twitch

La audiencia del contenido en directo en internet no deja de crecer, pero la inversión publicitaria en este mercado no crece al mismo ritmo. Es una situación similar a la que se vivió hace unos años con la explosión de las redes sociales. Las empresas sabían que se estaba consolidando un nuevo mercado publicitario pero al ser tan nuevo, muchas marcas tuvieron dificultades para adaptarse y apostar definitivamente por nuevos canales de comunicación. En el mercado del streaming está ocurriendo algo similar.

Las marcas que han apostado por este canal usando formatos más clásicos como el pre-roll se han encontrado con los mismos problemas que tienen en otros canales como Display o redes sociales: muchos usuarios usan ad-blockers, con lo que el anuncio no se llega a mostrar, otros lo cierran en cuanto tienen ocasión y muchos otros, sobre todo en redes sociales, simplemente pasan al siguiente post sin pararse más de tres segundos. Eso sin contar el problema más importante de todos, la imagen de marca. Porque no hay que olvidar que los anuncios de vídeo pueden ser molestos en cualquier canal, pero mucho más si ese anuncio interrumpe una emisión en directo.

En este último caso, la reacción de los espectadores es clara: rechazo. El valor del contenido en directo es ver la acción en el mismo momento en que ocurre. Si tu anuncio es el responsable de romper esa experiencia, entonces el impacto en la audiencia podría ser inocuo o incluso negativo.

Streamion es una plataforma que resuelve el problema de la publicidad en emisiones en directo. Para ello ha desarrollado un software que integra los anuncios en la propia emisión y no interrumpe el directo, consiguiendo que el mensaje publicitario se integre perfectamente en el contenido mediante el uso de vídeos cortos y animaciones que provocan curiosidad y no resultan molestos para la audiencia. 

Top 20: los streamers más seguidos en Twitch en español… y en el mundo [2020]

La plataforma consigue integrar publicidad en streamings en directo sin cortar la emisión. Para ello no es posible usar los formatos clásicos de vídeo como el preroll o el mid roll, ya que los segundos que pierde el usuario viendo ese anuncio es contenido que se está perdiendo. Para solucionar este problema, Streamion propone el uso de formatos de vídeo animados que se reproducen directamente en la emisión, sin cortarla ni interrumpirla, y construidos de manera que se integren orgánicamente en el contenido sin que resulte molesto o intrusivo para los espectadores. Según varias encuestas de la propia plataforma, este tipo de formatos gustan más a la gran mayoría de usuarios porque no estropean la experiencia, entendiendo a la vez que son necesarios para la supervivencia del canal. 

Tal y como nos explica José Barreiro, CEO de Streamion, esta es la clave de este sistema:

«En el fondo la plataforma es un generador de patrocinios automático para los canales de Twitch, los streamers. En lugar de que una marca tenga que ir negociando uno por uno con cada uno de los canales que quiere patrocinar, Streamion ofrece una solución directa, en la que el anunciante solo tiene que definir su mensaje publicitario, subir su creatividad y lanzar la campaña.

Para las marcas este sistema permite coordinar acciones de branding y branded content con cientos de canales simultáneamente y de manera sencilla. Por el otro lado, los streamers de los canales que estén en la plataforma monetizan sus contenidos a cambio de unos segundos de publi cada hora. Y por último a los espectadores, la audiencia de estos canales. Es gente que cuando ve esa publicidad le llama más la atención y por lo general, las reacciones son mucho más positivas que con vídeos tradicionales, lo que mejora el sentiment de la marca y no provoca rechazo.»

Lo que más llama la atención de la plataforma es la manera de usar estos nuevos formatos. La pantalla entera es como un gran lienzo donde se puede crear cualquier cosa: un cohete que sale disparado y cruza la pantalla, una bicicleta de reparto que saluda mientras nos muestra la oferta del día, un coche que entra derrapando por un lado de la pantalla y se pierde en la lejanía… Las posibilidades son infinitas. Las marcas que sepan aprovechar creativamente este tipo de formatos son las que más partido le podrán sacar a Streamion.

Vuelve el branding: por qué la marca es más importante que nunca

Con la llegada de las redes sociales y de la publicidad online en general, en la industria se impuso la necesidad de medir, de monitorizar. Ya no se trata de impactar con una creatividad original y divertida, como en la era dorada de la publicidad en televisión; sino de conseguir buenas métricas objetivas: clics, leads, interacciones…

El performance se impuso sobre el branding y eso cambió la manera de hacer publicidad. No se busca impactar al usuario con una campaña diferente y que emocione, solo se busca el dato, y para lograr eso en muchas ocasiones nos hemos olvidado de la esencia de la publicidad: que la gente conozca tu marca. Cuidar la marca es hoy más importante que nunca y por eso las campañas de branding deberían recuperar poco a poco su protagonismo. 

El sector del streaming sigue creciendo mes a mes y muchos anunciantes no han encontrado aún un encaje en este mercado. Plataformas como Streamion han conseguido democratizar el acceso a este tipo de emisiones apostando de nuevo por la identidad de marca como pilar central de este nuevo tipo de publicidad y a través de formatos innovadores y  relevantes, que supone una oportunidad para llegar a públicos jóvenes a través del contenido que más les gusta.

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram