Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

A pesar de que no es uno de los temas más recurrentes en nuestras páginas, la defensa de la propiedad intelectual de las diferentes marcas y empresas que conviven en el Universo Digital, es una de las tareas que los directivos deben cuidar con más esmero. No en vano, además de sus oficinas, almacenes, equipamientos, websites… los activos intangibles que componen la propiedad intelectual constituyen uno de los mayores tesoros de cualquier organización. Un tesoro que incluye logotipos, nombres de marcas y, como en el caso de los eCommerce, dominios, que las empresas deben proteger a toda costa.

La apuesta de Soloimprenta por la propiedad intelectual

En este sentido, Soloimprenta ha dado un paso más en la consolidación de su estrategia en el ámbito de las imprentas online con la protección de sus dominios de Internet. Así, y tal y como nos ha explicado su CEO, Juan Calvo, Soloimprenta cuenta desde este momento con la propiedad de Soloimprenta.com, que viene a unirse a su ya conocido Soloimprenta.es.

La inversión realizada, que ronda los 3.000 dólares (unos 2.700 euros), permitirá a Soloimprenta asegurarse la protección de su marca al tomar posesión del dominio comercial a nivel global (.com), algo en lo que otras empresas fallaron en su momento, y todavía trae de cabeza a un gran número de directores de marketing de todo el mundo.

“Llevábamos tiempo valorando la compra de este dominio dado que a lo largo de estos años nuestros clientes nos han venido avisando de que la costumbre es poner .com tras los dominios y esto ocasionaba continuas confusiones. La decisión no fue sencilla pero gracias a esta compra hemos fortalecido nuestra estructura y la marca soloimprenta a nivel global” (Juan Calvo, CEO de Soloimprenta).

El ICANN se separa de Estados Unidos

Cuando surge un conflicto a nivel de propiedad intelectual acerca de los dominios en Internet, el encargado de resolver las disputas es el ICANN, que cuenta con un procedimiento detallado para proceder en estos casos, en lo que dos empresas o particulares compiten por la legítima autoridad sobre un .com, .es, .org, etc.  En este sentido, el ICANN acaba de saltar a los titulares por su decisión de prescindir definitivamente de la tutela a la que los Estados Unidos le tenía sometido hasta ahora.

Así, a partir de este momento la Corporación para la Asignación de Nombres y Número de Internet contará con una nueva estructura regida por una dirección pluripartita y no gubernamental, avanzando así en su objetivo de conseguir una administración independiente y transparente.

 

Shares