Tiempo de lectura: 4 minutos
Shares

Aunque nos duela reconocerlo, sigue habiendo quien desconfía de facilitar sus datos online por mucho que la LOPD asegure su privacidad. Pero, ¿qué pasaría si los datos que dejamos online al realizar compras o reservas se aplican para evaluarnos como ciudadanos? El gobierno chino ya lo está comprobando con Sesame Credit.

Qué es Sesame Credit

Basado en un algoritmo secreto, este sistema de crédito social chino analiza a cada uno de sus ciudadanos y empresas (personas físicas y jurídicas) para valorar su confiabilidad/credibilidad. A través de los datos que los ciudadanos van dejando con las compras o actividades online se les puntúa en base a unos criterios donde la posibilidad de confiar en esas personas es la clave. Si es así el ciudadano recibirá determinados beneficios.

Este sistema surge del documento publicado por el gobierno del país en 2014 bajo el título “Esquema de planificación para la construcción de un sistema de crédito social”. Desde ese momento los ciudadanos han podido inscribirse libremente en él, y muchos lo han hecho, incluso vanagloriándose de sus buenos resultados en redes sociales. Será en 2020 cuando Sesame Credit sea de obligado cumplimiento para los más de mil trescientos millones de ciudadanos chinos.

Durante estos años irán aprendiendo del proyecto para mejorarlo. Actualmente el gobierno chino ha permitido a ocho compañías disponer de una licencia para presentar sistemas y algoritmos que mejoren el proyecto.

A día de hoy, Sesame Credit está gestionado por una empresa afiliada de Alibaba, Ant Financial Services Group (AFSG), que también administra AliPay, uno de los sistemas de pago más populares de China. pero Sesame Credit también ha cerrado acuerdos para colaborar con otras compañías locales que trabajan de forma directa con la gestión de datos como Didi Chuxing, la competencia de Uber en el país.

Cómo funciona Sesame Credit

Sesame Credit utiliza el Big Data para construir una cultura de “sinceridad”. Este es el objetivo clave del proyecto que persigue valorar la confianza que otorga cada ciudadano en base a sus comportamientos.

Cada comportamiento será evaluado como positivo o negativo: en el primer caso el ciudadano recibirá puntos para conseguir determinados beneficios. Pensemos en ello como una mezcla del 1984 de Orwell y una estrategia de gamificación. Así, los que obtengan mejores puntuaciones tendrán más oportunidades de conseguir una hipoteca (a través de Ant Financial Services Group) o incluso un trabajo.

Además Sesame Credit ofrece consejos y recomendaciones para mejorar la puntuación y aboga por aquello del “dime con quién andas” aconsejando a los ciudadanos no ser amigos (online) de gente con baja puntuación.

El sistema de puntos de Sesame Credit

Aunque el algoritmo es secreto, la revista Wired ha filtrado algunos datos sobre el proceso de evaluación del ciudadano. La puntuación que puede obtener se encuentra entre 350 y 950 puntos. A partir de los 600 comienzan a obtenerse ventajas, como ser considerado válido para pedir un crédito online, conseguir check-in VIP en el aeropuerto de Pekín, o poder  solicitar un viaje a Singapur sin documentos justificativos.

Por el otro lado los ciudadanos con puntuaciones más bajas verán cómo se reduce su velocidad de internet, tendrán acceso restringido a locales de ocio o incluso perderán la posibilidad de viajar libremente al extranjero. Es más, tal y como explica Wired “los ciudadanos con puntuaciones bajas no será contratados por algunas empresas, y pueden quedar excluidos de la posibilidad de conseguir algunos empleos, incluyendo servicios ciudadanos, periodismo y los del ámbito legal, en los que la confiabilidad es necesaria”.

En concreto se valoran 5 áreas: crédito económico, capacidad de cumplir con obligaciones, información personal, comportamientos y preferencias, y relaciones personales. Lo definen varios responsables del proyecto con declaraciones como “alguien que juega a videojuegos durante diez horas al día, por ejemplo, sería considerado una persona inactiva… alguien que compra pañales con frecuencia se considerará probablemente como un padre, que a fin de cuentas es más probable que tenga sentido de la responsabilidad”.

En declaraciones a la BBC de Miranda Shek, una portavoz de Sesame Credit, “registramos las actividades financieras y de consumo de nuestros usuarios”, lo que incluiría los pagos realizados a través de Alipay y los servicios contratados a Didi ChuxingActualmente indican que el comportamiento en redes sociales no influye en esta clasificación, algo que se contradice con lo que Sesame Credit llama “energía positiva online”, mensajes positivos acerca del gobierno o cómo funciona (de bien) la economía, y que serían acciones que elevarían la puntuación. 

De cualquier forma, el objetivo es claro: conducir al ciudadano a un comportamiento online que el gobierno chino considere “correcto”.

¿Un paso más en la evolución de la reputación online?

En realidad, aunque a años luz de una aplicación tan radical, la reputación online y las valoraciones en Internet hace tiempo que forman parte de nuestro día a día. En la actualidad, millones de ciudadanos de todo el mundo se fían de las opiniones, puntuaciones y valoraciones de otros usuarios en plataformas como Tripadvisor o Booking acerca de hoteles, ciudades, restaurantes. Incluso Google y Facebook han incorporado las opiniones y valoraciones como algo fundamental en las búsquedas de negocios locales. 

¿Llegaremos a ver algo como Sesame Credit en nuestro entorno?

Imagen: DepositPhotos

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram