Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

No cabe duda de que en el posicionamiento en buscadores, Google tiene la sartén por el mango: todas sus decisiones afectan enormemente a los administradores de las páginas web y a los especialistas en marketing online, que tratan de superarse cada día para ganar unos cuantos puestos en las listas de resultados o SERPs. Sin embargo, tampoco puede tomar decisiones de espaldas a los usuarios, sino que tiene que prestar atención a su comportamiento y al cambio de hábitos de búsqueda. Y aquí entra en juego el SEO semántico, aquél que busca dotar de significado a las búsquedas, darles sentido y no tratarlas como meras combinaciones de letras.

Posicionamiento en buscadores y SEO semántico 

Toda esta revolución llamada SEO semántico tiene un origen: el cambio de hábitos en los usuarios. Por un lado, hace unos años se dejó de buscar en Google como si se estuviera hablando en clave o como los indios: el “restaurantes cenar Sevilla” se acabó y dio paso a otros con más ‘fondo’, como “restaurantes para cenar en Sevilla” o “restaurantes para cenar cerca de la Plaza de España”, por ejemplo. Y por otro lado, el aumento de las búsquedas desde teléfonos móviles abrió la puerta a completar enormemente las listas de resultados.

Google y la semántica en el posicionamiento en buscadores

Ante este cambio de hábitos, Google reaccionó pronto y lanzó el algoritmo Hummingbird o Colibrí, que daba mucha más importancia a la semántica. Por un lado, en las listas de resultados empezó a pesar el contexto: la ubicación desde la que se realiza la búsqueda, los posibles sinónimos de los términos introducidos, etc. Por otro lado, las listas de resultados se enriquecieron, especialmente con el Knowledge Graph, ese pequeño recuadro que aparece en la derecha, que brinda información relacionada al usuario y que en muchos casos es suficiente para satisfacer la demanda de información, por lo que el SERP se convierte en un destino final, puesto que el usuario ya no va más allá.



Posicionamiento en buscadores: semántica para webmasters

El tercer vértice del triángulo semántico afecta a los administradores y expertos SEO de un sitio web. ¿Cómo adaptar el contenido y el diseño para mejorar mi posicionamiento en buscadores tras Google Colibrí. La clave, a pesar de que el lanzamiento de este algoritmo data de 2013, no se puede conseguir con una varita mágica.

Pero lo que sí está claro es que una estrategia de posicionamiento en buscadores actual debe estar menos enfocada a las palabras clave: si bien son importantes para acotar el significado de una landing page o un sitio web, el uso de sinónimos y de otras variables como la localización deben pesar tanto o más. De ahí que las geolocalizaciones de artículos o posts en redes sociales sean vitales para aquellos negocios que tengan mucha relación con el ‘dónde’, como los comercios o la hostelería.

En cualquier caso, lo que está claro es que en posicionamiento en buscadores cada vez se premia más la calidad del contenido, haciendo honor a una de las mejores frases en SEO: “Escribe y diseña para personas, no para máquinas”.

Shares