Copiar enlace

Cualquier tienda online, incluso las más pequeñas, está diseñada para registrar los datos de pago de todos sus clientes. Y no solo los datos de pago, también hablamos de: su nombre completo, su dirección postal, su número de teléfono o su correo electrónico. Información más que suficiente para que los ciberatacantes las tengan entre sus objetivos prioritarios a la hora de hacer un hackeo.

Además de las pérdidas económicas que un ciberataque de este tipo podría acarrear para los clientes, así como a los propietarios de una tienda online, el daño a la reputación derivado de un hackeo puede hacer que una tienda digital deje de ser rentable. Al fin y al cabo, ¿quién querría comprar en una tienda de comercio electrónico con fama de ser vulnerable?

Poner en pie las medidas de protección necesarias para que una tienda online sea viable cuesta menos de lo que cabría pensar, sobre todo si se compara con las pérdidas que se pueden sufrir si la hackean. Por eso es tan importante proteger la tienda antes de abrirla al público, además se recomienda a los clientes que adopten medidas de seguridad extra.

Cómo pueden hackear una tienda online

Los hackers pueden tratar de vulnerar la información de los clientes de una tienda digital de múltiples formas. Una de las más habituales consiste en la falsificación de su web mediante un ataque de phishing. Los hackers simplemente copian el código de la web original, lo reproducen en una web falsa con un dominio similar, para después divulgar esta página web entre diferentes plataformas para tratar de captar la información de sus víctimas.

Otra manera en que los ciberatacantes pueden tratar de robar los datos de pago en una tienda online es mediante un ataque de intermediario. Los hackers pueden activar una red Wifi fraudulenta en espacios públicos como los hoteles o las cafeterías, y simplemente esperar a que los usuarios incautos introduzcan su información financiera a través de esa red para hacer sus compras en la tienda.

Incluso es posible que un hacker acceda a la base de datos de una tienda digital a través de algún widget defectuoso de WordPress o, sencillamente, a través de alguna vulnerabilidad en sus servidores. Esto es especialmente peligroso si estas bases de datos no están cifradas, porque, en este caso, los hackers tendrán pleno acceso a toda la información de los clientes desde el primer segundo: incluyendo los datos de sus tarjetas de débito o crédito.

Asegúrate de proteger tu eCommerce como corresponde

La protección de una tienda online debe efectuarse en múltiples niveles. Además de alojarla en servidores robustos, debemos asegurarnos de usar solo contraseñas seguras para poder acceder a su panel de control, y, por supuesto, es necesario mantener todo su software siempre actualizado para prevenir posibles vulnerabilidades. Estas son algunas de las medidas de ciberseguridad que te conviene adoptar:

1. Protege el acceso a tu panel de control.

Las contraseñas seguras son importantes para tus clientes, y críticas para ti. Con el gestor de contraseñas NordPass puedes elaborar contraseñas complejas y seguras para acceder a los paneles de control de tu tienda online, y almacenar estas contraseñas de forma segura en una bóveda cifrada. Además, recibirás alertas si cualquiera de estas claves se filtra en la dark web.

2. Monitoriza de forma exhaustiva los widgets de tu tienda

Si tienes tu tienda online alojada en WordPress, asegúrate de usar solo widgets de calidad contrastada, y revisa que siempre se encuentren actualizados y a salvo. También puedes instalar widgets de seguridad como Sucuri o Wordfence, que incluyen sistemas antimalware y pueden escanear tu tienda online en busca de vulnerabilidades.

3. Activa un sistema 2FA

Si te es posible, ofrece a tus clientes la posibilidad de verificar sus transacciones con un sistema 2FA. Si no, limita los métodos de pago para incluir solo aquellos que las ofrezcan. En cualquier caso, activa tu propia verificación en dos pasos para proteger tu acceso al panel de control de tu tienda, ya que de otro modo podría verse expuesto si pierdes tu contraseña.

4. Cifra la información de tus bases de datos

Toda la información facilitada por tus clientes debería almacenarse de manera cifrada para protegerla frente a los hackers. Considera que los datos facilitados en cualquier tienda online son especialmente sensibles, y que no solo incluyen información financiera, sino también personal. Definitivamente, no quieres verlos circulando online por culpa de una filtración.

En conclusión, mientras el ciberespacio sigue evolucionando, también lo hacen las amenazas que enfrentan las tiendas online. Sin embargo, con las estrategias adecuadas, es posible crear un entorno seguro tanto para los propietarios de las tiendas como para sus clientes. La ciberseguridad no debería ser vista como un gasto, sino como una inversión en la sostenibilidad y confianza de tu negocio digital.

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram

Escribir comentario

¡Mantente al día!