Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Venta de tecnología, ropa, servicios o libros forman parte de una lista interminable de los artículos que se venden en Internet. Cuando hablamos sobre e-commerce probablemente tendemos a pensar en objetos que el consumidor adquiere directamente: un ordenador, una suscripción, unos zapatos…

Sin embargo, el sector industrial también vende online. A pesar de que ha sido un campo especialmente reticente a subirse al carro de Internet, la tendencia apunta a que cada vez serán más las empresas industriales que aprovechen esta oportunidad.

El comercio electrónico en el sector industrial

La presencia en Internet ayuda no solo a las ventas, sino también a potenciar la imagen de marca, a facilitar la internacionalización o a hacer visible la empresa ante posibles compradores.

Parece que la industria se ha dado cuenta de que esta ventana al mundo puede reportar muchos beneficios a su empresa puesto que, sea cual sea el negocio, es muy probable que encuentre posibles interesados al otro lado de la pantalla.

Aún así, según indican los datos del último Análisis sectorial de la implantación y uso de las TIC en las empresas españolas, en 2015 las pymes y grandes empresas industriales españolas con posibilidad de pedidos o reservas online se limitaba a un 10 % y a un 8,5 % en las microempresas.

Este estudio, realizado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la SI, destaca que los sectores más enfocados al negocio de venta directa a empresas no se caracterizan por un uso intensivo de soluciones de comercio electrónico.

El sector industrial: ganando presencia en Internet

En cualquier caso, el sector de la industria está ganado terreno en su incorporación a la red, como demuestran los datos del citado estudio, que analiza esta variable por sectores.

Durante el 2015 el 79,9% de las pymes y grandes empresas industriales disponía de página web corporativa, aunque esta posibilidad solo estaba presente en el 39,6% de las microempresas.

Los principales servicios ofrecidos por las empresas a través de sus páginas web suelen ser la presentación, el acceso a catálogos y listados de precios y, cada vez más, los vínculos a los perfiles en redes sociales. En todo caso, el resto de servicios que las empresas pueden ofertar en sus páginas web, como la posibilidad de realizar pedidos online, continúa con una penetración muy baja entre las compañías del sector industrial.

B2B y B2C en marketing digital

Y es que, todavía existe una notable diferencia entre la implantación del marketing digital en las empresas B2C (del inglés business-to-consumer, se traduce como del negocio al consumidor) y las B2B (business-to-business o de empresa a empresa).

De esta manera, la industria, enmarcada en el B2B, cuenta en con todo un territorio por explorar y un escenario con bastantes ventajas para los negocios. De hecho, existen varios casos de éxito que han abierto camino en este sector tradicional y que han conseguido demostrar que la venta industrial tiene grandes posibilidades en el mundo online.

Casos de éxito en e-commerce B2B

La apuesta por el comercio electrónico ha estado muy presente en varias empresas españolas, que llevan años apostando por ofrecer una experiencia de calidad a través de su e-commerce. Es el caso de Ractem, líderes europeos en estanterías, con presencia en España, Francia, Alemania e Italia y una clara vocación internacional.

Se trata de una empresa especializada en estanterías metálicas y soluciones de almacenaje, con un amplio catálogo en equipamiento para vestuarios, taquillas, mesas de trabajo y todo tipo de artículos de ordenación.

Su compromiso por ofrecer la mejor calidad y venta online ha permitido que ya sean más de 20.000 los clientes satisfechos. Entre ellos, empresas, autónomos y también particulares, que han encontrado la posibilidad de obtener calidad industrial a precios competitivos gracias a la venta en Internet.

Imagen: DepositPhotos

Shares