Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Una de las mayores revoluciones que acompañó a la progresiva popularización de los smartphones fue la posibilidad de descargarse todo tipo de aplicaciones sin coste alguno, con el único límite de la habitualmente escasa capacidad de almacenamiento del dispositivo.  Un aluvión de juegos, redes sociales y apps de gestión, que bajo el modelo de freemium comenzaron a abarrotar las pantallas de usuarios de todo el mundo, que generó grandes éxitos como el de Angry Birds. Un auténtico fenómeno de masas que ahora, sin embargo, pasa por sus horas más bajas: los Angry Birds no levantan el vuelo.

El fenómeno freemium de los Angry Birds

Ya ha pasado mucho tiempo desde que la compañía finlandesa Rovio consiguió llegar al cielo de los desarrolladores de apps. En aquel momento, 2009, sus Angry Birds aparecieron como una propuesta divertida, fresca y técnicamente bien desarrollada que hizo que millones de personas se descargasen su videojuego. A fin de cuentas, era gratis.

El éxito fue tal que las tiendas comenzaron a llenarse de camisetas, gorras y peluches de los simpáticos protagonistas de Angry Birds, que los fans del videojuego compraban a manos llenas. Pronto aparecieron nuevas extensiones para el juego original, y la gente de Rovio fue elevada a los altares del mundo mobile como creadores de un producto que apenas había tardado unos meses en convertirse en un clásico atemporal.

Pero ese éxito no ha sido suficiente para mantener su salud financiera.

Click To Tweet

Rovio despide a 260 personas

Tal y como hemos conocido hoy, Rovio ha decidido despedir a nada menos que el 38% de su plantilla, a causa de las malas previsiones para el cierre del presente ejercicio. Y eso a pesar de que su nuevo juego, Angry Birds 2, ha conseguido más de 50 millones de descargas desde su lanzamiento en julio de 2015. Con estos 260 nuevos despidos, son ya más de 370 las personas que han perdido su puesto de trabajo en Rovio en el último año, teniendo en cuenta la reestructuración a la que se sometió la plantilla a finales del año pasado.

El consejero delegado de Rovio, Pekka Rantala ha sido bastante claro acerca de la situación de la compañía:

“Esta es una decisión personal difícil. Sin embargo, una estructura más ligera y ágil es absolutamente necesaria para seguir adelante y llevar a la compañía a nuevos éxitos. En nuestra actual situación financiera, debemos poner el énfasis en lo que hacemos mejor: en crear magníficas oportunidades de juegos, crear una increíble película de animación y complacer a nuestros aficionados con grandes productos”

Rovio y las limitaciones del freemium

A pesar de que Rovio había conseguido formas de monetizar sus creaciones, como la venta de material promocional o la venta de sus propios formatos de animación, lo cierto es que en su origen, la compañía finlandesa ha tenido que luchar siempre contra la implacable limitación del modelo freemium. Y es que, tal y como te contamos hace unos díasla única vía segura para ganar dinero en internet es tener un producto o servicio por el que alguien esté dispuesto a pagar

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram