Facebooktwitterlinkedin

En un mundo cada vez más globalizado, el comercio internacional es una oportunidad clave para cualquier compañía. Tras la crisis de 2008, las empresas españolas se vieron obligadas a abrirse al comercio exterior. Ahora con la Covid-19 el comercio se ha vuelto mayormente digital y las empresas se ven de nuevo obligadas a reinventarse para poder sobrevivir.

Con el Black Friday a la vuelta de la esquina y a menos de un mes para la Navidad las empresas necesitan más que nunca que el proceso de pago sea rápido, seguro y eficiente. Según un estudio de Google, el año pasado, el 84 % de los consumidores españoles usaron tres o más canales para hacer sus compras navideñas y el 55 % de esas compras fueron online. Este año, más de la mitad (51%) de los compradores españoles asegura que la pandemia influirá en su forma de comprar esta Navidad -de hecho casi el 57% de los consumidores españoles que planea comprar durante las fiestas asegura que lo hará online más que otros años, y un 74% reconoce que buscará ideas sobre qué regalar de forma online-.

Y es que la COVID-19 ha transformado los hábitos de compra en el comercio minorista y digital para siempre. Así lo indica el informe Shopping Index de Salesforce, que muestra que, si en el primer trimestre del año los ingresos del comercio electrónico crecieron un 20%, en el segundo trimestre el crecimiento se ha disparado hasta el 71% a nivel global. No hace falta decir que este aumento en las ventas online no se podría haber dado sin un procesamiento de pagos impecable. Y es que independientemente del método de pago elegido por la empresa, debe ser procesado de forma segura. 

Además, a partir del 1 de enero del 2021 la mayoría de las transacciones de pago online con tarjeta deberán cumplir con la autentificación reforzada del cliente. La conocida como SCA, por sus siglas en inglés, es la norma principal de la segunda Directiva de Servicios de Pago (PSD2), cuyo objetivo es reducir el fraude en los pagos digitales de la UE. Según la nueva normativa, los pagos deben ser verificados por al menos dos de tres factores: algo que el cliente conoce (una contraseña), algo que posee, como una huella digital o un teléfono inteligente o algo que es, como sus características biométricas. Un factor de autenticación ya no es suficiente. 

A pesar de ello, en España solo el 37% de las empresas online ofrece una Autenticación Reforzada del Cliente (SCA), lo que redundará en el descenso en las ventas y la imposibilidad de procesar algunos pagos al generar mayor fricción en el proceso. Tal y como revela el Estudio de Medios de Pago y Fraude Online 2020, presentado por la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital).

Para evitar que los pagos sean rechazos y, por consiguiente, que el comprador abandone el proceso de compra frustrado, las empresas tienen que crear una capa adicional de autenticación que puede dar lugar a una mayor complejidad durante el proceso de compra. Por otro lado, mantener unos niveles de fraude óptimos es fundamental para poder acceder a las exenciones de la normativa SCA por bajo riesgo. La gestión de estas exenciones es muy compleja, ya que cada regulador nacional interpreta de forma diferente su uso. De ahí la importancia de contar con un socio de pagos adecuado que pueda ayudar a hacer frente a esta complejidad y gestionar las exenciones de forma inteligente para minimizar el impacto en las tasas de conversión de un comercio. 

El método 3DS2 para autentificar a los clientes es un buen punto de partida, pero no es suficiente para garantizar una travesía sin problemas para el cliente y buenas tasas de conversión. Por otro lado, la tecnología de machine learning puede utilizarse para identificar transacciones de bajo riesgo y exenciones, e incluso sugerir aquellos métodos de pago que prometen la menor fricción en cada caso.

En última instancia, las empresas deberán decidir si desean convertirse en expertos de Autenticación Reforzada de Clientes o externalizar todo este proceso a una plataforma tecnológica que les ayude a superar los complejos desafíos que se derivan de la regulación. Un proveedor de pagos adecuado puede ayudar a un negocio a tener éxito en muchos mercados internacionales y a navegar a través de las complejidades reglamentarias y estar preparados para la implementación de la SCA y aprovechar al máximo la oportunidad que el ecommerce ofrecerá a lo largo de 2021.

Borja Santos es Director de Stripe para España y Portugal

Imagen: Depositphotos

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram