Facebooktwitterlinkedin

La Unión Europea acaba de destacar como prioridad estratégica «el desarrollo de un ecosistema de educación digital de alto rendimiento» en su Plan de Acción de Educación Digital (2021-2027).

Si bien el alto rendimiento digital ya venía sonando fuerte en el sector empresarial y los procesos de selección de perfiles asociados al marketing digital, con esta declaración de intenciones la Unión Europea lo posiciona en el centro de la diana de los perfiles profesionales con más futuro en los próximos años.

Qué es el Alto Rendimiento Digital

La cultura de alto rendimiento digital comienza en la etapa de formación de los profesionales de áreas como marketing digital, comunicación digital o negocios digitales. Posteriormente se consolida en espacios de trabajo que posibilitan la expansión y el crecimiento de las competencias de alto rendimiento de estos perfiles. 

Formarse en alto rendimiento digital requiere de un centro especializado con contenidos de alta calidad, una metodología específica de alto rendimiento y un compromiso por parte del alumno para alcanzar su máximo potencial.

En España, ya tenemos la primera escuela de negocios de alto rendimiento digital. IM Digital Business School dispone de una metodología propia desarrollada por coaches, pedagogos y marketers que capacita profesionales digitales de alto rendimiento en disciplinas como: marketing digital, social ads, eCommerce, lean startup, growth hacking, marketing de contenidos, dircom digital, dirección de proyectos digitales, entre otras.

Ventajas

A través del entrenamiento y la práctica durante el período de formación, un perfil de alto rendimiento digital interioriza una forma de trabajo mucho más efectiva que la tradicional, que se caracteriza por:

  • No espera directrices pasivamente. Es proactivo y capaz de anticiparse a los obstáculos para plantear soluciones eficientes. Esto acelera todo el ciclo productivo del departamento en el que participa. 
  • Está entrenado para convertir los datos en estrategias eficientes
  • Es hábil a la hora de detectar tendencias y explotar las oportunidades que estas conllevan para los objetivos de su empresa.
  • Es creativo cuando los resultados no son favorables, pivotando con agilidad y esquivando el desgaste que perjudica el presupuesto.
  • Tiene un sólido conocimiento técnico del cual obtiene un mayor rendimiento al combinarlo con habilidades blandas como: la capacidad de persuasión, la gestión del estrés, la gestión del tiempo, la planificación y la ejecución eficiente.
  • Crea sinergias de forma natural con otros profesionales, está capacitado para entender otras áreas digitales e identificar cómo se puede mejorar el rendimiento de forma conjunta.  
  • Contagia sus formas eficientes de trabajo al interactuar con otros integrantes del equipo, elevando el rendimiento general de la organización.
  • Alterna hard skills o conocimientos técnicos con soft skills o habilidades blandas que, al utilizarlas de forma conjunta, mejoran la tasa de resultados.

Al posicionar el Alto Rendimiento Digital como prioridad entre 2021 y 2027, la Unión Europea no deja lugar a dudas sobre cómo evolucionará el mercado laboral de perfiles digitales en los próximos años. Con este enfoque se espera impulsar el crecimiento económico del tejido empresarial de toda la comunidad europea.

Cómo es una metodología de estudio de Alto Rendimiento Digital

Daniel Martínez, CEO de IM Digital Business School

Hemos querido preguntar a Daniel Martínez, CEO de IM Digital Business School, qué esperar de esta metodología: “El objetivo de nuestra metodología de alto rendimiento digital es formar profesionales más completos y competentes, capaces de resolver con comodidad los nuevos retos del mercado. Profesionales cuya combinación de competencias técnicas y blandas impulsen el rendimiento de los proyectos en los que colaboran y de los equipos de trabajo en los que participan”, nos explica.
“Con respecto a la experiencia académica, con nuestra metodología de alto rendimiento digital, los alumnos invierten el mismo esfuerzo, tiempo y recursos e incorporan más conocimientos y habilidades prácticas”, concluye.

Analizándola más en detalle, vemos que cuenta con aspectos no tan habituales en metodologías clásicas. Como, por ejemplo, un tracking de rendimiento personalizado, el cual se envía periódicamente a los alumnos para reconducir sus áreas de mejora. Además, reciben un curso transversal en competencias de alto rendimiento digital, con el que obtienen una certificación que avala su formación en esta metodología.

Las 4 claves de la metodología de alto rendimiento de IM

Actualmente los datos e información nos desbordan a diario, ya no importa cuánto conocimiento acumule un experto, sino cuánto rendimiento obtiene de él en los objetivos de negocio. Bajo esta premisa IM desarrolló su plan de estudios de alto rendimiento digital basado en estas 4 claves:

1. Contenidos premium

La calidad de los contenidos define la metodología de alto rendimiento, ya que consigue capacitar en profundidad a los estudiantes y enfocar sus conocimientos en una aplicación práctica y actualizada. Dicha formación se logra a través de una capacitación role focus, que les ayuda a estar mejor preparados a la hora de aplicar su aprendizaje en la vida real y en un mercado sujeto a un constante cambio.

2. Competencias de alto rendimiento

A través de un curso transversal en competencias de alto rendimiento digital, los alumnos aprenden a expandir todo su potencial dejando atrás limitaciones que perjudican directa o indirectamente a los resultados de sus proyectos y objetivos profesionales. Además, obtienen una certificación específica en competencias de alto rendimiento digital que añade valor a su CV. 

3. Personalización y Mentoring 360°

La personalización es fundamental en este tipo de metodologías. En IM cada alumno cuenta con un doble mentoring: por parte del departamento académico en todo lo relacionado a los conocimientos técnicos y su práctica, y por parte del departamento de Digital Careers en todo lo relacionado con los objetivos profesionales y el proyecto de carrera. Este asesoramiento continuo favorece la evolución de cada estudiante y permite orientar con seguridad su perfil profesional.

4. Flexibilidad

La situación de cada alumno permite modificar el recorrido académico para adaptarse a sus necesidades y conseguir una experiencia personalizada con la que aprender más, pudiendo modificar el itinerario académico o extender el tiempo del cursado.
La flexibilidad en el proceso de formación también ayuda a crear un referente de adaptabilidad en los profesionales que les ayuda a desenvolverse de manera más efectiva en diferentes situaciones que se puedan presentar durante su desarrollo laboral

En definitiva, esta metodología se plantea como una base profesional sólida para el mercado laboral, alineada con la tendencia que marca la UE. Gracias a ella, la formación de perfiles digitales va más allá de lo técnico, preparando a los profesionales para salir airosos ante cualquier situación con la que se puedan encontrar en el desarrollo de su carrera.

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram

Escribir comentario

¡Mantente al día!